En la primera subasta, realizada la semana pasada, se recaudaron $26 millones.


El Gobierno porteño comenzó la semana pasada a subastar departamentos y casas cuyos dueños no dejaron herederos. La primera venta se hizo por diez inmuebles, lo que dio una recaudación de $26 millones que serán destinados a obras del Ministerio de Educación porteño. La base por el total fue de $17.550.000 y lo recaudado fue $26.380.000, un 50,3% más.

La Ciudad de Buenos Aires había recaudado casi $ 80 millones el año pasado por el remate de las llamadas “herencias vacantes”, sucesiones de inmuebles sin herederos legales, que van a parar al Estado y finalmente son subastados. En 2017 se remataron 58.

La Procuración General de la Ciudad es la encargada de poner en marcha el mecanismo para determinar si un inmueble está en situación de herencia vacante y derivarlo a subasta. Tras la confirmación, se efectúa el remate a través del Banco Ciudad y los potenciales compradores pueden calificar, incluso, para un crédito hipotecario para la compra de estas propiedades.

El día del remate, el comprador debe pagar al contado el 10% de la seña por el precio de venta más un 3% de IVA. Diez días después, debe abonar otro 40% para la firma del boleto, y el resto al momento de la escritura.

Las propiedades se exhiben durante dos días, dentro de las dos semanas anteriores a la realización del remate. También hay un catálogo online en la web del banco con fotos, la descripción de cada una y la base a la que sale a la venta.

Tras el remate de la semana pasada, el 18 de abril se subastarán otras nueve unidades, según informa Clarín.




Comentarios