La Navidad llegó antes a las calles porteñas. Este domingo, más de 85 mil personas se reunieron a lo largo de la Avenida Del Libertador para ver pasar a Papá Noel. Por segundo año consecutivo, la Ciudad anticipó los festejos con 350 artistas, entre bailarines, acróbatas y cantantes, y seis carrozas gigantes.

Sobre Libertador, desde Sarmiento y hasta Bullrich, familias enteras se agolparon detrás de las vallas. También, desde los balcones de los edificios, otros siguieron el colorido espectáculo.

Un maestro de ceremonias, desde un atril y con un megáfono de colores, dio inicio al espectáculo a las 17.30. Una carroza dedicada a la música fue la primera en aparecer. Cada una representó un concepto distinto, las restantes estaban centradas en la magia, los deseos, los regalos, el arbolito y Papá Noel. Arriba de cada estructura había músicos, duendes, hadas y carteros, que fueron recolectando los mensajes de los más chicos.

En los alrededores también se instalaron foodtrucks y pantallas gigantes. A las 18 se produjo el ingreso más esperado: Papá Noel en su trineo, rodeado de papelitos de colores, saludando y lanzando besos. Fue el cierre de la fiesta con una coreografía en la que participaron todos los personajes del evento.