Se trataba de tres tubos rojos de plástico que estaban unidos por cables y aparentaban ser una bomba.


Momentos de tensión se vivieron en la tarde de este domingo cuando la policía detectó un artefacto sospechoso en la casa de los hijos del fiscal Carlos Stornelli , ubicada sobre la calle Castex al 3300. Se trataba de tres tubos rojos de plástico que estaban unidos por cables y aparentaban ser una bomba por lo que se solicitó cooperación de personal de la División Antibombas de la Policía de la Ciudad.

Los brigadistas antiexplosivos se acercaron al lugar para detonarlo. Tal como confirmaron a LA NACION, la prueba “dio negativo” por lo que, si bien aparentaba ser una bomba, no era un explosivo. No obstante, se inició una causa por Intimidación Pública en el juzgado. Federal N° 12 A/C Dr. Torres.

Los caños que simulaban ser un explosivo. (Foto: Policía de la Ciudad)

Ante esta noticia, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich habló con La Cornisa y dijo que el fiscal “está preocupado” y señaló que lo que ocurrió “es un mensaje mafioso y amenazante hacia Stornelli”.






Comentarios