Lo solicitó la fiscal de San Isidro porque el detenido se sacó la tobillera electrónica y aseguró que estaba bien de salud en Facebook.


La fiscal de Ejecución Penal de San Isidro, María del Carmen Gigante, solicitó la revocatoria de la prisión domiciliaria de Horacio Conzi por su publicación en Facebook, donde afirmaba estar “saludable 1000%” y porque detectaron que hace unos días se arrancó la tobillera con la excusa de que se le hinchaba el pie, informaron fuentes judiciales.

El pedido fue presentado ante la jueza de Ejecución Penal 2 sanisidrense, Victoria García Maañón, quien resolvió otorgar dicho beneficio al asesino de Marcos Schenone (23) ante un informe médico “categórico” que señalaba que tiene una afección cardíaca que no se puede tratar en el ámbito penitenciario.

Por su parte, Hugo Conzi, hermano del condenado, salió en su defensa y dijo esta tarde a la prensa que “el Horacio de hace dieciséis años se murió” y que “hoy es una persona que cambió, que está arrepentido de lo que pasó”.

Las fuentes judiciales explicaron a Télam que la fiscal Gigante basó su pedido de revocatoria de la prisión preventiva en una entrevista periodística realizada el 16 de septiembre de 2018, cuando Conzi (59) todavía estaba en prisión y en la que dijo: “Tengo la vitalidad de un joven de treinta, No hay síntomas de deterioro de mi organismo”.

Según la fiscal, esta nota “coincidiría con la fecha en la cual empezó a solicitar el arresto domiciliario por problemas de salud”.

También consideró que la publicación del 20 de abril en Facebook es una “circunstancia contraria a la razón por la cual se le concedió el arresto domiciliario”.

Luego, Gigante se refirió a que Conzi “ha cortado la tobillera electrónica sin dar aviso al personal de monitoreo, lo que demuestra su poca responsabilidad y desinterés por el respeto de sus obligaciones”.

Sobre ese hecho, la fiscal dijo que hubo “contradicciones” en la explicación que brindó Conzi ya que en un primer momento explicó que “se estaba bañando y el agua le separó las trabas” y luego ante la jueza señaló que “cortó la tobillera a los pocos días de su colocación porque le ajustaba (y) dado por su problema de salud se le hincha el pie”.

En tanto, los hermanos de Schenone se reunieron este mediodía con el fiscal general de San Isidro interino, John Broyad, para evaluar la posibilidad de revertir la prisión domiciliaria con la que fue beneficiado el condenado, sobre quien pesa una pena de 24 años y 9 meses de prisión.

Días después publicó en su Facebook una foto tomada en el jardín de su domicilio y con el siguiente texto: “Que lindo estar en casa, vida nueva, empresa nueva, saludable 1000%, estoy intacto a pesar de todo gracias a mi filosofía de vida no me he contaminado, todo lo contrario y además salvé muchas vidas más de 20 diabéticos y 11 cancerígenos.”

La fiscal de San Isidro pidió revocar el arresto domiciliario de Horacio Conzi.






Comentarios