La ciudad rionegrina de San Carlos de Bariloche realizó una prueba el pasado fin de semana y habilitó las ceremonias religiosas presenciales, con reservas y barbijos.

De esta manera, las autoridades comenzaron en un principio con la aprobación de los primeros protocolos que permitirán la celebración de actividades religiosas presenciales en la ciudad andina.

Iglesia en Bariloche (web).

Entre los cuidados que deberán tener los ciudadanos para participar de las ceremonias, será obligatorio el uso de tapabocas durante el evento religioso.

El intendente de Bariloche, Gustavo Gennuso, aseguró que en los últimos días se reunió para trabajar con pastores y sacerdotes para los preparativos de la vuelta de las misas.

"Es una muy buena noticia para los fieles, porque claramente la cuestión espiritual es muy fuerte", explicó el titular del Ejecutivo local.

Gennuso había informado que ya había un listado definido de las iglesias que podían abrir sus puertas para ceremonias religiosas. En el marco del regreso de las ceremonias presenciales hubo mucha participación del personal municipal que recorrió esas instalaciones ya habilitadas.