El agresor tenía cubierta la cara, en el forcejeo quedó al descubierto.


Bariloche. La madre de un estudiante denunció que su hijo fue apuñalado el pasado martes por su mejor amigo antes de ingresar al colegio. Los jovenes acordaron encontrarse a las 7.40 en la esquina de Tiscornia y Onelli para llegar juntos pero la víctima fue sorprendida y terminó apuñalado. 

Hospital Zonal de Bariloche.

Según informaron desde el diario Río Negro uno de los adolescentes pasó la noche en la casa de su padre, que queda a tan sólo unas pocas cuadras del lugar del encuentro. El joven le avisó a su amigo que estaba en camino pero apenas abrió la puerta para salir fue abordado por un encapuchado que le propició cinco puñaladas profundas. 

El agresor amenazó al estudiante de 15 años con un cuchillo en el cuello y además lo hirió en otras partes del cuerpo. Por fortuna las heridas no fueron de gravedad pero fue llevado haya ido en la Sala de Cuidados Intermedios del hospital zonal de Bariloche. 

“A mi hijo lo atacó su mejor amigo. Eran compañeros de escuela desde primaria y después siguieron juntos hasta el secundario”, relató Verónica Riquileme madre del adolescente apuñalado al diario Río Negro

“Esta persona le escribía con el celular, no quería hablar. Le hacía preguntas. El agresor le decía que elija: que lo mataba a él o sus amigos. Mi hijo no entendía y le preguntaba por qué le hacía eso”, agregó alarmada la mujer.

En ese momento se produjo un forcejeo y se le cayó la gorra y la sorpresa fue mayor cuando quedó al descubierto el rostro de su mejor amigo. El joven logró incorporarse a pesar de las heridas y fue a buscar ayuda junto a su madre. 

“Le pedía que lo deje ir al médico. El otro chico le recriminó que le había pegado y que era él quien necesitaba ir al médico. Mi hijo le insistió para que fueran los dos. Sabía que era la única forma para salir de ahí”, continúo el relato Verónica.

Madre e hijo intentaron tomar un taxi para trasladarse a un hospital mientras el otro menor les pedía que no lo denuncien, que dijeran que había sido un asalto. Además pidió que no le avisen a sus padres, que no los molesten porque estaban trabajando.

“Santiago luchó por su vida. Está mal. Anímicamente no habla. Cuando estamos a solas, llora en la oscuridad. Le duele el cuerpo y el alma por su amigo de toda la vida“, explicó la madre. La mujer se dirigió hasta le Hospital Público Fiscal para ampliar la denuncia. 




Comentarios