Transitan las calles y rompen los tachos de basura. Algunos vecinos utilizan sus perros para ahuyentarlos.


Crece la preocupación por el aumento de población de jabalíes en cercanías a la ciudad de Bariloche. Uno de estos animales llegó a morder la pierna de un turista santiagueño y en otra oportunidad una pareja de chanchos ingresó al área de seguridad del Aeropuerto rompiendo el cerco perimetral. El aumento poblacional de la especial implica un problema de salud pública y un riesgo ambiental.

La especie fue introducida en 1905 a la Argentina.

Desde el año 2018 aumentó la cantidad de chanchos jabalíes en el barrio Costa del Sol. Por aquel entonces, Parques Naciones facilitó jaulas y se logró atrapar a un animal, indicaron desde el diario Río Negro. Gastón Marchioli, guardaparque sostuvo que son habituales las quejas de vecinos por la presencia de estos animales por la zona. “Estos bichos están llegando a los pueblos. Transitan por las calles, rompen los tachos de basura. Y no hay ninguna política de control”, sostuvo el hombre.

Una de las preocupaciones centrales radica en la posibilidad de que lleguen en corto plazo a al vertedero, ubicado a unos 7 kilómetros del centro de la ciudad, aunque tambien aparecieron denuncias en la zona de El Bolsón, Foyel, El Hoyo. El rápido desplazamiento se debe a la búsqueda de alimentos. De trasladarse, el problema podría tornarse alarmante ya que se trata de una especia que trasmite enfermedades. Algunos vecinos utilizan sus perros para ahuyentarlos.

También se registraron denuncias en El Bolsón, Foyel y El Hoyo.

Cabe destacar que el jabalí se reproduce en promedio cuatro veces al año y tiene alrededor de ocho crías. La especia fue introducida al país en 1905 y se expandió rápidamente por el centro de la Argentina.“La idea es convertir al cazador poblador en controlador. No usamos la palabra caza porque el cazador busca trofeos. Acá se trata de concientización y de delimitar la población”, señaló Hernán Améndola, del Plan de Manejo de Especies Exóticas Invasoras, de La Plata. 




Comentarios