El lugar era ocupado desde 2013 y alquilarán otro edificio en la calle Onelli.


La municipalidad de Bariloche decidió abandonar el acuerdo que mantenía desde hace años con Aerolíneas Argentinas y mudará sus dependencias de Turismo del edificio de la calle Mitre como una medida de “ahorro”. Las áreas municipales volverán a oficinas en el Centro Cívico y a un nuevo edificio alquilado en la calle Onelli, mientras que el Emprotur alquiló sus propias dependencias en la calle Quaglia. El año pasado el uso de un piso y un entrepiso del edificio de Aerolíneas le costó al municipio 2.3 millones de pesos.

El gobierno argumentó ahora que cancela ese acuerdo para “ahorrar”, aunque en definitiva realiza un cambio de alquiler porque las áreas de la Secretaría de Turismo que funcionan allí pasarán a las antiguas oficinas de Turismo del Centro Cívico y al nuevo edificio alquilado en la calle Onelli por un valor de 2.7 millones.

En una ecuación lineal, no habría ahorro en el cambio de alquileres y vale mencionar que las dependencias de Onelli albergan ahora oficinas que antes tenían su espacio en sedes propias de la municipalidad. El gobierno local dijo que desconoce el futuro del edificio sobre el que años atrás hubo ofertas de alquiler y compra por parte de emprendimientos privados.

En el edificio, de alto valor inmobiliario por su ubicación en la esquina de Mitre y Villegas, en la planta baja funcionan oficinas comerciales de la compañía. La decisión de su futuro, quedará en manos de la administración nacional que continúe a partir de diciembre.

El año pasado el uso de un piso y un entrepiso del edificio de Aerolíneas le costó al municipio 2.3 millones de pesos.

El vínculo de la municipalidad con el edificio de Aerolíneas comenzó en 2013 cuando la comuna acordó utilizar el primer piso y un entrepiso. El primer acuerdo que firmó la exintendenta María Eugenia Martini obligaba a la municipalidad a pagar el 55% de los servicios de energía, gas y agua, además del compromiso de reparar un techo y mejorar la fachada.

En 2016, el intendente Gustavo Gennuso renegoció ese acuerdo ante un replanteo de las nuevas autoridades de Aerolíneas, que llegaron de la mano del gobierno de Mauricio Macri. Desde entonces, la municipalidad se hace cargo del 100% de los servicios de agua, energía, gas, Rentas provinciales y tasas municipales. Además de pagar un canon anual. En 2017, el costo total fue de 1.6 millones de pesos y en 2016 cuando solo se pagaba la mitad de los servicios ascendió a 111.922 pesos.

En 2018, el gobierno afrontó el costo de 1.597.200 pesos de canon para Aerolíneas y 756.814 pesos en concepto de pago de servicios. Cabe mencionar que en todos los casos la comuna aplica la compensación de deudas por la tasa de inspección que debe pagar la empresa. Según publicó Río Negro.





Comentarios