Tras la impugnación todo quedaría en manos del juez Bernardo Campana para decidir si la fiscalía puede investigar la muerte del niño después del parto. 


La hermana, de la joven madre acusada de matar a su bebé tras su nacimiento, declaró ayer ante el juez Bernardo Campana y dijo que el personal policial se presentó en su domicilio en busca de indicios de un parto. No le habrían informado que podía negarse a permitirles el acceso a la vivienda, donde hallaron el cadáver del recién nacido.

Además relató que policías de civil fueron los que se presentaron en la tarde del 14 de mayo pasado en su casa. Ella estaba sola y cuando entraron a la vivienda preguntaron si daba consentimiento para un interrogatorio. “Les dije que sí; si ya estaban adentro”, relató la testigo convocada por el defensor, Marcos Cicciarelo.

Los fiscales del caso en la audiencia por el caso de la muerte del bebé. Foto: Marcelo Martinez

La chica afirmó que los policías no le habrían dicho que tenía derecho a abstenerse a brindar información sobre su hermana, que se encontraba internada en el hospital Ramón Carrillo por su estado de salud. Por otra parte, la defensa demostró que el testimonio no coincidiría con lo declarado con los dos testigos convocados por los policías para acreditar la validez del procedimiento. Ellos habrían afirmado que los efectivos sí le explicaron a la joven que se podía negar a la inspección.

La validez del procedimiento podría ser descartado por el mal manejo policial. La jueza de garantías, Romina Martini había anulado las diligencias que llevó adelante la fiscal Betiana Cendón. La magistrada advirtió que la fiscalía vulneró derechos constitucionales como la inviolabilidad del domicilio, al no pedir una orden de allanamiento de un juez.

Los policías que llevaron adelante las diligencias están bajo la lupa por un posible mal procedimiento. Foto: Marcelo Martinez

Por este motivo rechazó la formulación de cargos que Cendón había presentado contra la joven por “homicidio agravado por el vínculo y alevosía”. La autopsia estableció que el bebé nació con vida pero lo asesinaron por asfixia mecánica, además su cuerpo registraba diez heridas de arma blanca. Sin embargo, la resolución de Martini bloqueó la investigación por parte de la fiscalía. Tras esta situación, los fiscales Martín Lozada y Cendón impugnaron la resolución y quedará en las manos de Campana revisará el expediente.

El jueves pasado terminaron de declarar los testigos y se escuchó la declaración de la médica que atendió a la joven. La doctora aseguró que la denuncia no fue con la intención de incriminar a la paciente, sino para advertir de que había nacido un bebé. “Nos preocupaba saber dónde estaba el bebé porque sospechábamos que estaba vivo”, informó. Según publicó Río Negro.






Comentarios