La hija del líder sindicalista asesinado en 1973 publicó una carta tras conocer la postulación a intendente por Bariloche del ex líder guerrillero.


Claudia Rucci, ex diputada por la provincia de Buenos Aires e hija del sindicalista José Rucci que fue asesinado en 1973 presuntamente por la agrupación Montoneros, difundió una carta pública ante la candidatura a la intendencia de Bariloche del ex líder de la agrupación armada, Fernando Vaca Narvaja.

El dirigente que se postuló por el partido vecinalista, Unión por un Movimiento Popular (UMP), en su presentación la semana pasada, recordó su trayectoria en cargos públicos y reivindicó su participación en la agrupación Montoneros en medio de un spot publicitario. En declaraciones a la prensa hizo saber que era un capítulo de su vida que “siempre iba a generar polémica”, pero que no lo escondía.

Rucci, la hija del líder sindicalista asesinado había cruzado a Vaca Narvaja tras conocer la candidatura y el video de su campaña que circuló por redes sociales. La ex diputada emitió una carta pública en la que consideró que la omisión del pasado y la falta de un pedido de perdón por la muerte de su padre es un agravio hacia su persona y familia.

Imagen archivo. Fernando Vaca Narvaja, candidato a intendente de Bariloche.

Rucci acusó al ex líder Montonero de esconder su participación en la “resistencia al gobierno democrático elegido por el 62% de los argentinos el 23 de septiembre de 1973″. Además afirmó que “esa resistencia la llevaron adelante a los tiros, asesinando 48 horas después a mi padre”. José Rucci era el secretario general de los trabajadores de ese momento cuando el ex presidente, Juan Domingo Perón fue electo.

En este sentido, Rucci destacó que el mismo Perón “lo reconoció inmediantamente su principal dirigente frente a numerosos testigos y lo volvieron a reconocer en su medio de prensa oficial tiempo después”.

El sindicalista José Rucci, padre de Claudia, junto a Perón.

La ex legisladora manifestó que es “preocupante que esa etapa -o cualquiera- de nuestra historia se esconda, se tergiverse, se modifique a gusto de quien la cuente. Quienes no la vivieron tienen derecho a conocer la verdad”.

Por último, indicó que no hubiese escrito la carta si Vaca Narvaja hubiera “reconocido el error de haber atacado la voluntad popular, la democracia y al derecho a la vida de quien piensa distinto”




Comentarios