El intendente Gennuso rechazó la apelación a la multa de 89 mil pesos y se ratificó el pago en la que también se vio implicada su ex esposa.


Susana Graciela Freydoz, madre de Martín y María Emilia Soria que cumple condena desde 2013 por el homicidio de su esposo Carlos Soria, junto a María Inés Etchepare, la esposa de un exfuncionario provincial fueron multadas por la municipalidad de Bariloche por mantener en malas condiciones de limpieza un terreno en el ejido urbano.

La multa por 89.250 pesos fue impuesta por el Juez de Faltas N°1 Gustavo Contín en marzo, luego de iniciar un expediente por una infracción registrada por inspectores municipales que constataron el año pasado que el terreno de 500 metros cuadrados (m2), de quienes son titulares, no cumplía la normativa local referida al estado de conservación y limpieza de los terrenos baldíos.

A pesar de que la multa fue impuesta meses atrás, trascendió hoy, con la Resolución N°2273 que firmó el intendente Gustavo Gennuso el jueves pasado. La normativa rechaza la apelación a la multa que impuso Nahuel Huentelaf, el hijo de Etchepare, la socia de Freydoz en esta propiedad. En la resolución no se especifica la ubicación del terreno, ni numeración catastral.

Etchepare, la copropietaria del terreno, es esposa de Juan Huentelaf, expresidente de Tribunal de Cuentas de la provincia de Río Negro quien dejó el cargo en diciembre de 2016, y además dirige un colegio privado en Roca. Según registros municipales, Etchepare y Freydoz comparten la titularidad en al menos seis propiedades ubicadas en Bariloche, algunas de ellas registran deudas por tasas impagas.

La primera infracción fue impuesta el 6 de junio de 2018 por una “parcela baldío, en mal estado de conservación, afectando una superficie de 500 m2 apróximadamente”. Solicitaron un plazo de 60 días para limpiar el lugar, la Municipalidad otorgó el plazo pero el 26 de febrero de este año los inspectores constataron que no se había regularizado la situación, por eso el caso pasó al Juzgado de Faltas que aplicó la multa fechada para el 25 de marzo de 2019.

El expediente afirma que no se cumplió con el buen estado de conservación hasta el 14 de mayo de 2019. Se constató que se había regularizado “parcialmente lo infraccionado en el mes de junio de 2018”. En la resolución firmada por Gennuso se indicó que “la regularización parcial acaecida con posterioridad, no es más que el cumplimiento del apartado tercero de la sentencia, sin virtualidad jurídica para dejar sin efecto la multa impuesta oportunamente”. Según publicó Río Negro.






Comentarios