Delincuentes habían intentado llevarse un Peugeot y, como no arrancó, decidieron incendiarlo.


Un hecho lamentable alteró la tranquilidad de un vecindario en la madrugada del martes, cuando cerca de las 5 un Peugeot 504 estacionado en Pablo Mange y Calle 3 se prendió fuego.

Auto damnificado (Foto: ANBariloche).

Según ANBariloche, delincuentes habían intentado secuestrar el auto en cuestión. Ante la imposibilidad de hacerlo, debido a que no lograban hacerlo arrancar, decidieron incendiarlo.

Por ello, la camioneta sufrió grandes daños, aún con el gran esfuerzo empleado para apaciguar las llamas. La parte trasera fue tal vez la menos comprometida, aunque la delantera quedó arruinada.

Desde el negro que reemplazó al blanco natural del rodado, hasta la destrucción de los vidrios, pasando por la carbonización de los asientos y la inutilización de los elementos mas importantes para el correcto funcionamiento del automovil, todo ello arrasó el fuego.

El propietario ya dejó asentada la denuncia en la comisaría número 28.






Comentarios