Pasadas las 2 del domingo al tomar conocimiento por las redes sociales, la policía procedió a cancelar una fiesta clandestina que se desarrollaba en la plaza del barrio Palihue. Se estima que en la misma había alrededor de 400 personas.

Desde las redes se estaban autoconvocando un grupo de personas con parlantes y bebidas alcohólicas en el lugar, posteriormente los asistentes se trasladaron hasta el sector del Paseo de las Esculturas. La desconcentración se produjo sobre las 6. Estuvo presente el subcomisario Rodrigo Dambolena, jefe de turno de la comisaría Segunda.

Trabajaron en el lugar personal de Tránsito, Fiscalización, Control Ambiental y Comando de Patrullas, se realizó un operativo de identificación de personas y control vehicular sobre el Paseo.

Se procedió al secuestro de dos autos por alcoholemia positiva y cuatro por otras infracciones.