En la madrugada de Año Nuevo del 2018, el imputado atropelló, bajo los efectos del alcohol, a Matías Streitenberger de 18 años. El conductor nunca se detuvo aunque minutos más tarde, fue detenido.


Galo Ochoa, imputado por la muerte de un joven que atropelló bajo los efectos del alcohol, fue condenado al mediodía de este jueves, a 12 años de prisión.

La Justicia de la ciudad de Bahía Blanca, condenó por homicidio simple con dolo eventual del joven de 18 años, Matías Streitenberger, mientras conducía alcoholizado a alta velocidad en la madrugada de Año Nuevo de 2018.

Según informaron fuentes judiciales, Galo Ochoa no estuvo presente durante la lectura del veredicto que se llevó a cabo en el Tribunal Criminal N°3.

Los jueces entendieron que fueron claves la velocidad, el estado de alcoholismo, la buena iluminación pese a la nocturnidad y la violación de las reglas de tránsito y de comportamiento y la “experiencia de vida” de Ochoa. Y que él era consciente de que podía evitar todo eso.

Además, el imputado fue inhabilitado para manejar por 10 años.

Galo Ochoa atropelló y mató al joven durante la madrugada del 1° de enero de 2018. Tras embestirlo con us automóvil siguió adelante y nunca se detuvo. Luego de unos minutos fue detenido por la policía.

Cabe recordar que tanto la Fiscalía como la querella habían solicitado 18 años de prisión, mientras que la defensa, por su parte, la absolución.





Comentarios