El informe fue realizado por especialistas de la Universidad Nacional del Sur.


Las pericias realizadas por especialistas de la Universidad Nacional del Sur, confirmó que la explosión en la firma Dow que paralizó a Bahía Blanca, fue por una cañería de vapor. 

El informe que lo detalla fue efectuado por Daniel Ziegler, Mauro Puccinelli y Santiago Maíz, miembros del departamento de Ingeniería de la Universidad Nacional del Sur, y Andrés Francisco Medina, Perito Ingeniero Mecánico Oficial del Departamento Judicial de la ciudad de Bahía Blanca.

Este informe coincide con lo informado oportunamente por la empresa y detalla, más allá del eventual error humano en el procedimiento de puesta en marcha del cracker, el equipo no tenía una válvula de alivio de presión, como corresponde por norma.

Además expresa que “la explosión se debió exclusivamente a un exceso de presión de vapor en el recipiente V907. Basamos esta conclusión en que el contenido de dicho recipiente es agua (líquida y gaseosa) y no encontramos presencia de otros productos que pudieran producir reacciones químicas. La explosión produjo la rotura que liberó presión en forma súbita. Produciendo una onda de forma destructiva sobre el recipiente y las estructuras aledañas”.

Respecto al riesgo de la población ante la eventual explosión, explicaron que “hubiese sido de carácter fatal en un rango de 10 metros debido a los fluidos expulsados. Y en un radio de 40 metros sería de alto riesgo por el impacto de las proyecciones de material”.





Comentarios