Afortunadamente, el camionero reaccionó rápido y con la ayuda de otros dos conductores, sofocaron las llamas.


En la noche del pasado jueves, un camionero se salvó de milagro cuando al ir llegando a la ciudad de Bahía Blanca, se percató que la cabina del camión donde viajaba, se prendió fuego.

Ocurrió sobre el kilómetro 12 de la ruta 33. Allí el chofer de un Scania 113 volcador, comenzó a sentir olor a humo e inmediatamente detuvo el vehículo y pidió ayuda a otros conductores que venían transitando por la ruta.

Con matafuegos en mano, el camionero fue ayudado por otros conductores y lograron sofocar el incendio que apenas iniciaba.

Igualmente, dieron aviso a las autoridades que se hicieron presentes en el lugar, y a modo de precaución, señalizaban el sector para que los demás automovilistas aminoren la marcha.

En tanto los socorristas revisaron el camión, buscando la pérdida o el origen del fuego.






Comentarios