Un grupo de estudiantes de cuarto año del Profesorado en Artes Visuales a cargo de la profesora Mariana Lupo realizaron una serie de intervenciones artísticas en pequeña escala para denunciar o exponer asuntos de orden público y social en diferentes espacios de Azul y de Tapalqué.

“Teniendo en cuenta  que el arte público marca una accesibilidad diferente a los espacios que se activan para producir un intercambio reflexivo, y que además, sus temáticas dejan las individualidades para transformarse en denuncias o exponer asuntos de orden público y social en lugares accesibles, donde la obra encuentra al espectador y no el espectador a la obra, interpelando inesperadamente su percepción y posterior reflexión a partir de la imagen “encontrada”.A partir de este tipo de propuesta, se hace foco en la capacidad del arte como elemento transformador del espacio urbano y su repercusión comunitaria”, afirmaron los estudiantes.

Intervenciones artísticas en Azul y Tapalqué

El primer proyecto de intervención, a cargo de la estudiante Manuela de los Heros, fue realizado en la ciudad de Tapalqué. La obra denuncia los baches que dificultan la buena circulación de las personas, en particular el señalado que está ubicado camino a una institución escolar y donde se han producido varias caídas. La forma estética resulta en una imagen irónica que atrae la atención de los transeúntes.

Intervenciones artísticas en Azul y Tapalqué

El segundo proyecto de intervención, a cargo de la estudiante Josefina Olza, fue realizado en la rotonda de intersección entre Av. Mitre y Costanera ante la dificultad de tránsito. Se utiliza la imagen como acento visual enfatizando el mensaje de circulación urbana.

La tercera instalación, a cargo de la estudiante Angela Gallardo, busca visibilizar el sin sentido y falta de valoración cultural y aprovechamiento social de uno de los espacios vacíos de nuestra ciudad, sin uso comunitario, ubicado en nuestro centro comercial, el “viejo correo”  .

Intervenciones artísticas en Azul y Tapalqué

“Un pequeño recorrido histórico desde su momento de esplendor, pasando por el reclamo social por parte del instituto 2, hasta la actualidad , utilizando como línea de tiempo la baranda de la escalera de acceso a dicho espacio. Además se trabajó con materiales que “dialogan” integrándose al sitio por afinidad estética y simbólica”, explicaron.