Esperanzados por el cambio de gobierno, desde el Sindicato de Trabajadores del Estado pidieron la renuncia de los interventores de Fabricaciones Militares. Fuerte denuncia periodística contra uno de los interventores.


El triunfo de Alberto Fernández abre las esperanzas para los trabajadores despedidos de Fanazul, en plena transición presidencial los delegados de ATE (Asociación de Trabajadores del Estado) comenzaron a moverse para intentar reabrir la fábrica que en Azul dejó 220 despedidos en la ciudad.

“Viajamos a la sede de Fabricaciones Militares y hubo una reunión donde nos juntamos todas las fábricas productivas y la nuestra que está cerrada. Hicimos una nota como organización, firmada por el Secretario General, diciéndole a los que están al frente de la fábrica que renuncien y que dejen todo como está por cuarenta días”, aseguró Eduardo Bercovich, titular de ATE en Azul, en diálogo con Vïa Azul.

El sindicalista reveló que a partir del 10 de diciembre harán todo lo posible para “forzar la reapertura”. “Nos juntamos con todos los precandidatos y todos los políticos que podemos para hablar del tema. Más allá de lo que dedican los políticos de turno, nosotros vamos a insistir como organización cueste lo que cueste porque se cerró sin argumentos. Tanto a Kicilloff como al presidente electo les dimos un proyecto para reabrir la fábrica. Además, el resto de las fábricas están muy complicadas. No es solo Fanazul, está complicado todo lo que es el sector productivo de Fabricaciones Militares”, agregó Bercovich.

En las últimas horas, la actual cúpula de Fabricaciones Militares quedó en el ojo de la tormenta luego de una denuncia del canal A24 por corrupción y sobresueldos del ex subinterventor, Fernando Speranza.

En el informe, que expone el despido de más de dos mil empleados durante la gestión de Cambiemos, Speranza es denunciado por el propio jefe de recursos humanos de la empresa, Néstor Ghiglione, por “malversación de fondos públicos” ante la Oficina Anticorrupción que dirige Laura Alonso.

Según la denuncia, Speranza se aumentaba mes a mes su sueldo para que su salario neto no sufriera descuentos de jubilación, obra social o ganancias.

En el informe periodístico, el archivo recuerda las palabras del jefe de gabinete, Marcos Peña, negando el cierre de la fábrica que sucedió tres meses después. 

¿Qué pasará con el futuro de Fanazul? Aún es difícil de dilucidad, pero sin duda la llegada de nuevos vientos políticos generan más chances de que haya un cambio. 

Mirá también: En medio del triunfo, Vieyra se refirió a Fanazul




Comentarios