Son 150 niños que de lunes a sábado comen allí. El número se duplicó en comparación a tres meses atrás.  


Alrededor de 150 chicos asisten de lunes a sábado al merendero “Sueños compartidos”. Si en los próximos días no se consiguen más donaciones de alimentos tendrán que cerrar sus puertas.

Mariano Cortez, uno de los administradores del lugar aseguró a La Voz De San Justo que la situación se agravó y no les alcanza para todos los chicos que llegan a golpear su puerta.

A su vez, Cortez destacó que más allá de la crisis, que sí influye, hace falta guarderías y espacios públicos de contención y ayuda para las familias carenciadas en Frontera.  Además expresó: “Acá hay chicos que ni siquiera van a la escuela y aunque pedimos que vengan de la municipalidad, nadie se acercó”.

El merendero trabaja desde hace un año, gracias al trabajo de Mariano y su mamá, Comenzaron con 90 niños y hoy casi redoblan en la cantidad de chicos que allí se acercan por una copa de leche o a vaces, familias enteras que no tienen para comer.

Desde el merendero contaron que la misma gente de alrededores y colaboradores desinteresados que les daban los alimentos, hoy les van a pedir y ante tantas bocas a las que ayudar,todo lo acumulado se esfuma rápido.

¿Qué hace falta?

  • Leche, cacao, azúcar y té para preparar las meriendas. Por día se usan 20 litros de leche y 10 de té para alimentar a los chicos.

¿Dónde?

  • Las donaciones pueden llevarse personalmente al merendero ubicado en calle 56 al 155 de Frontera o comunicarse al teléfono (03564) 15586496.





Comentarios