En el jardín de la Escuela José María Paz perdía la vida este niño que sería luego la inspiración para sus padres a la hora de crear una Fundación.


Día tras día la vida pasa y te das cuenta que, muchas veces, “lo esencial es invisible a los ojos” como dice la frase. En ese transcurrir, muchas cosas quedan en el camino y de alguna manera quisieras que fueran de otra forma.

El lunes 13 de mayo quedará sin dudas marcado en el calendario de Arroyito y para todos, no solo para los que lo conocían. Alejo fallecía cuando una bobina de papel de gran tamaño se le cayó encima.

Los detalles están demás y fuera de contexto, tenerlo presente es la obligación que manda el corazón.

Hace seis años Alejo Orellano dejaba esta vida víctima de muchas cosas, descuido, falta de información y un sinnúmero de puntos que quizás se puedan evitar hoy. 

En esa dirección sus padres cambiaron la historia, nació desde el dolor y la desolación la fundación Infancia Segura y es por eso que debemos celebrar desde lo más profundo del corazón que esas cosas no le deben suceder a nadie más.

Por el amor de sus padres, por memoria, por la familia, por el presente y por pensar en el futuro.
 

Ahí radica la esencia del amor de los padres a sus hijos.

Ivan Orellano

Luciana e Iván escribieron esto “En nombre de toda la familia, quiero agradecer públicamente las muestras de afecto, gestos de cariño y signos de absoluto respeto recibidos en el día de ayer al cumplirse 6 años de la ausencia física de nuestro hijo Alejo. Víctima de la falta de información, sumado al descuido y a la ausencia de medidas de seguridad en las escuelas Alejo perdía la vida un lunes 13 de Mayo del año 2013; que este lamentable pero evitable hecho nos sirva como sociedad para reflexionar, comprometernos y reivindicar los derechos del niño. No subestimar y poner siempre en relieve la vulnerabilidad de nuestros pequeños. Bendiciones a todos. 

Papás de Alejo ❤👐 — en Arroyito.

Ivan y Luciana Orellano Arroyito

El recuerdo de Alejo

Abrazo a los de papás de Alejo por enseñar desde la ausencia.






Comentarios