Thelma Fardín confirmó que el 30 de noviembre comenzará el juicio contra Juan Darthés, el actor al que denunció por un episodio de violación durante una gira de Patito Feo en Nicaragua, en el 2009. Tres años después de haber hecho público su caso, la actriz reveló sentirse privilegiada de que su demanda “no haya quedado en la nada”.

//Mirá también: Thelma Fardin le respondió a Juan Darthés: “Existe mérito suficiente para acusar por violación agravada”

En diálogo con Los Ángeles a la Mañana, la joven dio la fecha en la que deberá volver a encontrarse con el acusado, y habló de cómo se prepara, en lo mental y con algunos pedidos a la corte, para poder presenciar ese momento de la forma menos dolorosa.

“No hay nada que supere el dolor del hecho. Mi vida no podía continuar porque había algo que no estaba resuelto. Nunca más me lo crucé y voy a pedir no tener contacto visual. No puedo imaginármelo. Yo voy a declarar primera y si quiero escucho a los testigos”, dijo primero, haciendo referencia a varios detalles de cómo será el juicio.

Además, aseguró que se siente realmente privilegiada porque su caso llegó tan lejos, ya que la mayoría no prosperan de la misma forma. “Empezamos por Nicaragua porque los delitos se denunciaron allá. Llegar a Brasil era difícil de pensar. Estos tres años fueron duros, pero tener fecha de juicio es un privilegio”, explicó.

Por otro lado, Thelma Fardín habló sobre el video con el que hizo público su caso y reveló que nunca había imaginado que iba a tener ese impacto.

Pero también, reveló que no hizo caso a las críticas ya que no había vuelto a verlo. “Me pareció mejor hacerlo así, quería ser yo y que nadie me pregunte. Nunca más lo volví a ver”, aclaró la actriz.

Luego, comentó que Juan Manuel Guilera, su ex novio que también era su compañero de Patito Feo, será uno de los testigos en el juicio, ya que en el momento del episodio se encontraba con ellos en Nicaragua para participar de la gira.

Cerca del final de la entrevista, se abrió sobre cómo era el vínculo que tenía con Darthés antes del abuso y qué imagen tenía de él.

Era hola y chau. Cuando lo denuncié tuve que googlear su edad. Para mi era un señor, un compañero de trabajo. Nos saludábamos con un beso -en la mejilla-. Pero tengo el recuerdo de mujeres grandes diciendo que se cuiden de él”, dijo.

Para cerrar, contó cuáles eran sus expectativas para el juicio del 30 de noviembre y lo mucho que espera llegar al final de este asunto. “Quiero que termine con la condena. Me sentiría satisfecha con que el juez se haga eco de lo que dicen las pericias. No pienso en el momento en el que él vaya preso, tiene más que ver conmigo”, explicó.

Necesito dar vuelta la página. Que haya una fecha para mi es muy liberador. A veces pienso qué es lo que va a decir el juez. Yo camino la calle tranquila y él se tuvo que ir”, cerró.