Matt Damon es uno de los actores de Hollywood que visita con más frecuencia la Argentina, ya que su esposa es de la provincia de Salta y en varias ocasiones viajaron para ver a su familia. De todas las experiencias que tuvo en el país, reveló que la más “loca” fue asistir al partido de fútbol de Boca Juniors durante la final de un torneo.

El artista relató durante una entrevista en el programa estadounidense “Hot Ones” que le pareció una buena idea hacer un paseo familiar a la cancha de Racing.

“Le dije al tío de mi esposa, ‘Ey, ¿podemos ir a este partido?’. Y él se puso muy serio y dijo: ‘Podemos ir, podemos ir... sin mujeres ni niños’. Yo dije ‘¿Qué?’. Yo pensaba en llevar a los chicos e ir. Pero entendí por qué cuando fuimos”, comenzó a contar.

Tuvimos que pasar por tres controles policiales. Había vallas con alambre de púas, es decir, era una locura total. Había policías con equipo antidisturbios. Si esto fuese el campo, la gente estaba sentada aquí y aquí. De los dos lados. Pero no había nadie sentado aquí, en los mejores asientos. Porque ese era un lugar a donde la gente podía arrojar cosas y golpearse”, siguió.

Y luego se refirió a otra de las cosas que más lo sorprendieron: “Nuestro equipo (por Boca) ganó, los fans del otro equipo se estaban yendo y mientras levantaban el trofeo yo dije, ‘Deberíamos irnos’. Pero debíamos quedarnos allí porque necesitaban tiempo para que el otro equipo se vaya del estadio y del barrio. Había que darles como 45 minutos para eso”.

“Cuando nos dejaron salir, en realidad nos retuvieron como en una especie de jaulas, pregunté ‘¿Qué esperamos ahora?’. Y me dijo que aún necesitaban otros cinco minutos para que se vayan. Fue realmente loco”, cerró.

La experiencia le resultó inolvidable y al día de hoy admite que todavía es hincha de Boca Juniors, en parte porque “quiere seguir formando parte de su familia”.