Decenas de ataúdes aparecieron flotando este lunes en el Mar de Liguria, Italia, tras el desprendimiento de una parcela del cementerio de Camogli, en la ciudad de Génova, debido a la erosión del terreno en el acantilado.

Al lugar del derrumbe acudieron equipos de buzos, embarcaciones de la guardia costera y de los bomberos, que comenzaron el operativo para recuperar los ataúdes y llevarlos a puerto, aunque algunos quedaron encajados entre el acantilado y la tierra acumulada por el derrumbe.

Se estima que son varias decenas de ataúdes los arrastrados por el derrumbe y caídos al mar. El derrumbe también destruyó y arrastró al agua dos capillas con sepulturas en su interior.

El cementerio de Camogli está situado sobre la línea de costa de Genova, unos 50 metros sobre el nivel del mar. Al parecer, el derrumbe fue causado por la erosión del acantilado bajo el área del cementerio, probablemente agravada por las violenta marejadas que afectaron a Liguria en los últimos años.

Tino Revello, asesor de Obras Públicas de Camogli, explicó a la agencia de noticias ANSA que la zona estaba en observación desde hacía tiempo y había trabajos en curso para consolidar el acantilado bajo el cementerio.

“El área había sido cercada, porque en los últimos días se habían oído raros crujidos”, explicó.