El nutricionista Alberto Cormillot vivió un Día del Padre muy especial por la espera de un nuevo hijo a los 82 años.

//Mirá también: Hasta las lágrimas: el saludo de Matias Barzola por el Día del Padre

“Estoy con todos los temores y las dudas que corresponden. Como si fuera un padre primerizo. Después de haber tenido a mi hija Reneé hace más de 50 años y Adrián hace más de 40, ya mucho no me acuerdo cómo es la experiencia”, sostuvo.

Alberto Cormillot será padre a los 82 años

En una entrevista con Fede Wiemeyer y Jimena Grandinetti, para el programa “Buena Semana” (TN), Cormillot contó cómo vive este momento: “No sé bien lo que me imagino, pero si tengo claro que tengo que hacer la mejor vida posible para disfrutarlo muchos años”.

Voy a “ocuparme de él y su futuro”, declaró: “Es un regalo de la vida buscado. A mi edad tener un hijo imprevisto sería raro. Fue una decisión personal de ambos”.

Cormillot también sostuvo que espera vivir 105 años para poder ver a su hijo recibirse en la universidad. “Estuve pensando en la escuela. Me gustaría que no solo sepa español. Quiero que, además de inglés, sepa portugués y chino”.

//Mirá también: Abrieron los shoppings y el Día del Padre ayudó a reactivar el consumo

Alberto Cormillot y un recuerdo de su padre

Pero lo que no tiene dudas es de lo que decidió cuando vio la primera ecografía: “Se va a llamar Emilio, como mi papá”, comentó.

Sobre el recuerdo de su padre, dijo: “Mi viejo era un fenómeno, pero también era un tipo muy ocupado. Fuimos muy amigos. Hoy le diría que lo extraño mucho, que me hubiera gustado tenerlo hoy”.

Y luego agregó que: “Él hubiese disfrutado verme en esta situación. Seguramente me hubiese dicho ‘¿te parece a los 80, Alberto?’. Lo que hubiese dicho cualquier persona sensata. Y sí, es una idea discutible”.

“Voy a seguir trabajando del mismo modo, pero un poco menos. No se ni cuánto me va a requerir Emilio ni cuanto yo voy a requerirlo”, analizó.

“No tengo dudas de que lo voy a poder arrojar al aire y agarrarlo. Hago clases de tap y de aéreo. En las placas, las articulaciones me salen todas mal. Pero aprendí que si uno se entrena, todo le duele menos”, declaró el nutricionista.

Sobre su llegada expresó: “Se lo espera para el 30 de septiembre aproximadamente. Va a nacer en pandemia, pero en un momento en el que muy probablemente las cosas estén cambiando”.

Y cerró la charla hablando de los valores que espera dejarle a Emilio: que sea una buena persona y agradecido. “Mi viejo era eso”.