En el conurbano bonaerense el flagelo de la pobreza alcanza hasta el 74,8% de los menores de 17 años.


Más de 600.000 chicos de entre cero y 17 años cayeron en la pobreza en los últimos doce meses y el flagelo ya alcanza al 41,2 por ciento de esta población en toda la Argentina. Así lo informó la la Universidad Católica Argentina (UCA) en su habitual informe multidimensional sobre pobreza, indicador que esta vez creció 4,1 puntos porcentuales.

El informe consigna que hay un total de 4,7 millones de chicos que además de ser pobres por ingreso familiar tienen al menos una privación de derechos en la Argentina.

Dentro de la CABA sólo 30,2% de los niños tienen al menos una privación, tal proporción asciende a un alarmante 74,8% en el Conurbano Bonaerense y a 61,4% en las grandes áreas metropolitanas del interior.

De acuerdo con el documento de la UCA, a fin del año pasado la pobreza alcanzaba al 41,2 por ciento de la población menor de 17 años, mientras que a fines de 2017 abarcaba al 37,1 por ciento.

Por otro lado, los chicos indigentes pasaron a ser del 4,1 por ciento al 5,1 del total, por lo que unos 590.000 menores cayeron en una franja en la que no tienen garantizada ni siquiera una comida al día.

Estos datos surgen del documento “Pobreza, derechos e infancias en la Argentina (2010-2018)”, elaborado por los especialistas Ianina Tuñón y Santiago Poy.

El relevamiento reflejó que -en el marco específico de la medición por privaciones de derechos pura que realiza la UCA- la cantidad de chicos que pasaron hambre en los últimos doce meses por falta de dinero en el hogar para comprar alimentos pasó de 7,1% en 2017 a 11,2% a fines de 2018.

La población de chicos menores de 17 años que pasó hambre al menos una vez en los últimos doce meses alcanza a 483.800 niños y adolescentes.

La cantidad de chicos que tienen al menos una privación de sus derechos son 7,5 millones en la Argentina, es decir, el 63,4% del total.

Por la corresponsalía Buenos Aires.






Comentarios