Sin mucho disimulo, el Sumo Pontífice volvió a romper el protocolo.


El papa Francisco fue a la catedral de Loreto para asistir a misa y luego firmar un documento dedicado a los jóvenes. Durante su visita, las cámaras registraron como el Sumo Pontífice vuelve a romper el protocolo.

Como ocurre en cada una de sus visitas, se hizo una gran fila de fieles para saludarlo y cruzar algunas palabras. Sin embargo, lo que llamó la atención esta vez fue el poco disimulo que tuvo el papa para evitar que le dieran un beso en el anillo. 

En el video se ve cómo el Francisco aparta la mano cada vez que los fieles se agachan para besarlo.






Comentarios