La candidatura presidencial de Roberto Lavagna empezó a verse como una posibilidad política tan cierta que desacomodó algunas posiciones. 


Reuniones, visitas, fotos, entrevistas, réplicas filosas al Gobierno (“cuando el Presidente logre una economía con crecimiento de 9%, hablamos”), protagonismo impensado en escenarios de balotaje que meses atrás no lo incluían. En los últimos días, la candidatura presidencial de Roberto Lavagna empezó a verse como una posibilidad política tan cierta que desacomodó algunas posiciones en el PJ oficial y en Alternativa Federal. El sindicalismo peronista también esbozó reacomodamientos ante la especulación creciente sobre la candidatura del exministro de Economía de Duhalde y Néstor Kirchner.

Sergio Uñac, el gobernador peronista de San Juan que aspira ser relecto el próximo 2 de junio, vino administrando con habilidad los afectos prodigados por el titular del PJ Nacional, su coterráneo José Luis Gioja, por sus colegas provinciales y por los referentes de Alternativa Federal. A mediados de semana, Uñac tiró un buen título: no sería ningún “disparate” acompañar como vicepresidente a Lavagna. “Tiene conocimientos técnicos y visión política. Me parece que puede aglutinar distintos sectores que de otra manera no se podría”, elogió el sanjuanino.

“La verdad que nos tomó por sorpresa lo que dijo Uñac”. Así lo reconocieron a este diario desde el entorno de Gioja. En Matheu 150, sede nacional del PJ, se descontaba que Uñac estaba alineado con el oficialismo partidario en la apuesta de armar un frente opositor, del que hasta ahora Lavagna no ha mostrado interés de integrar. “En San Juan, Uñac y el peronismo conformaron en enero el ‘Frente Todos’. Se firmó un documento en el que se asumía el compromiso de respaldar al candidato presidencial que impulse el PJ. ¿Y ahora Uñac apoya a Lavagna? Como suele decirse, ‘los acuerdos están hechos para romperse’”, dijo el dirigente peronista consultado.

Sergio Uñac reunido con Roberto Lavagna.

El Congreso del PJ oficial sesionó a principios de marzo en Ferro. Se hizo un expreso llamado a “Sergio Massa y a los gobernadores” para sumarse a una gran PASO que defina la candidatura presidencial de un gran frente opositor. Hubo aplausos de todos los congresales. Entre ellos, los sindicalistas Héctor Daer (secretario general de la CGT) y Antonio Caló, titular de la UOM. Los dos integran la “Mesa de Acción Política” del PJ, el ámbito que marca la discusión partidaria y del que también forman parte, entre otros, Gioja, Hugo Moyano, Alberto Fernández y Alberto Rodríguez Saá, Rubén Marín, Felipe Solá, Daniel Scioli, el camporista Wado de Pedro y Agustín Rossi.

Daer dijo este viernes que Lavagna es “un gran candidato”. Aclaró que le gustaría verlo en el mismo espacio de Cristina Fernández.

Héctor Daer manifestó su apoyo a Lavagna como candidato a Presidente (Foto:EFE/Marina Guillén)

Antonio Caló estuvo entre la decena de sindicalistas que el jueves a la noche se reunió con Lavagna en la sede de la Unión Ferroviaria. La cumbre incluyó al extitular de la CGT, Juan Carlos Schmid. Pese a no confirmar ninguna candidatura, todos allí coincidieron en que “habló como un candidato”. Lavagna pregonó la idea de construir un frente amplio para derrotar “las políticas conservadoras” de Cambiemos. Caló le preguntó a por la unidad del peronismo detrás de una candidatura. Pero Lavagna está lejos de la propuesta de PASO que hizo Gioja a la vez que rechaza competir la candidatura en Alternativa Federal con Massa, Miguel Pichetto y Juan Manuel Urtubey.

Guillermo Moreno también fue congresal del PJ Ferro. “El peronismo tiene que buscar un candidato de unidad, y para encontrarlo, si es que lo conseguimos, hay dos metodologías: elegir al que más mide, que es Cristina (Kirchner), porque ya mide más que (el presidente Mauricio) Macri; o buscar el compañero que menos votos expulse, y hoy, creo que es Lavagna”, dijo el exsecretario de Comercio. Lavagna garantiza “unos 60 puntos y todo se resuelve en primera vuelta”, acaba de apostar.

Guillermo Moreno respalda a Roberto Lavagna como candidato.

En Alternativa Federal también reina cierto desconcierto ante la posible candidatura de Lavagna. Casi de la nada, en muchas encuestas de principios de marzo empezó a igualar a Sergio Massa (entre un 10 y un15%) y superó a las precandidaturas de Urtubey y Pichetto. En diciembre pasado, Lavagna se ausentó de la última cumbre del año de Alternativa Federal hecha en la Casa de Córdoba. Y el 4 de febrero, envió un video de saludos al acto de AF en Mar del Plata.

El lunes pasado, el gobernador cordobés recibió en su despacho a Lavagna y lo invitó a participar de la primaria presidencial de Alternativa Federal. Lavagna le devolvió una sonrisa amable. No quiere ir a internas. Ni con el PJ oficial, ni con los peronistas federales. “Seré candidato solo si hay consenso”, ya le había anticipado a La Voz del Interior el 24 de enero.

Urtubey, Pichetto, Massa y Lavagna.(Web)

La encuestadora Synopsis presentó escenarios de balotaje presidencial en los que Mauricio Macri enfrenta a distintos candidatos. Según este trabajo, el líder de Cambiemos vence a Cristina Fernández (50,8 a 49,2; muy parecido al balotaje con Scioli), a Massa, a Urtubey, a Solá y a Rossi. Pero pierde 41,1 a 58,9 con Lavagna. En la Casa Rosada también incomodan estos números.

El consultor político Gustavo Marangoni, en charla con este diario, dice que “el fenómeno Lavagna ha cobrado un gran volumen desde lo que parecía ser anecdótico, como su aparición con sandalias en Cariló, en el verano. Macri ha visto dañar ante los ojos del círculo rojo, lo que era su principal atributo: el político más preparado para evitar el regreso del kirchnerismo”.

Lavagna como candidato le evita pagar psicoanalista a un sector de la población: hablo de ese elector que votó al oficialismo en 2015 y 2017 y hoy está muy disconforme; al que dice ‘yo no voy a votar al macrismo’, ‘yo no voy a votar al kirchnerismo’”, dice Marangoni. Un trabajo de M&R Asociados, cerrado en la primera quincena de marzo, le da un 64% de desaprobación a la gestión del gobierno de Macri. Para Marangoni hay un alerta para el gobierno, más en un contexto de crisis económica: “ojo que puede quedar en una tenaza entre Lavagna y el kirchnerismo/PJ”.






Comentarios