Pese a lo complejo del procedimiento, la intervención fue un éxito y ella volvió a nacer.


El día que Joanna Smith, una mujer de Bedfordshire (Inglaterra), notó que tenía una úlcera en su boca, no pensó que sería el comienzo de una nueva etapa de su vida. Los doctores dieron con el diagnóstico rápidamente: era cáncer, y había que hacer algo pronto.

Los cirujanos decidieron extiparle casi toda la lengua, algunos dientes y las glándulas del cuello. En esa misma intervención le quitaron músculo y piel de la pierna para hacer una nueva lengua. Sin embargo, este primer intento fue un fracaso y el cuerpo rechazó el órgano.

Entonces, los médicos decidieron probar otra cosa. Le quitaron piel y una vena del brazo izquiero y luego de tres cirugías pudieron reconstruir la lengua de de Joanna. “Siempre dijeron que podrían reemplazar lo que me quitaron. Fue estresante pero el resultado es fantástico. Hubo 29 personas involucradas en la operación. Cuando desperté estaba desorientada pero pude hablar al instante. Solo sentí como si tuviese algo extraño en la boca”, contó la mujer de 58 años a medios internacionales.

La recuperación será lenta. Por ahora no puede tomar té ni ninguna bebida caliente y la comida sólida deberá incorporarla de a poco. También debe mantener la higiene de su boca en perfectas condiciones y tiene que tener cuidado al hablar, para no morderse la lengua. Sin embargo, está feliz porque no hay rastros del cáncer.






Comentarios