El presidente de la Cámara de Diputados se siente relegado de la toma de decisiones y está abiertamente enfrentado con Marcos Peña.


Emilio Monzó está buscando convencer a Mauricio Macri de que lo deje renunciar para irse de embajador en España. Aún no se sabe si el mandatario se lo permitirá. Pero en Cambiemos ya dan por ido al presidente de la Cámara de Diputados —si no es ahora, en diciembre— y le buscan reemplazantes, tanto uno para los próximos meses como uno que lo suceda en 2020, si Cambiemos sigue gobernando el país.

Monzó se siente relegado de la toma de decisiones y está abiertamente enfrentado con el jefe de Gabinete, Marcos Peña, en quien Macri deposita toda su confianza.

Mientras el presidente de la Cámara Baja, de extracción peronista, tiene una visión clásica, de negociaciones, amplitud, territorio y contenido, el jefe de Gabinete, reacio a incorporar peronistas a Cambiemos, se apoya en las encuestas, en la grieta con el kirchnerismo, en las redes sociales, en los timbreos, en el pragmatismo y en el desprecio por la ideología.

En 2017 Monzó ya le había pedido a Macri dejarlo irse de Diputados, pero el Presidente lo rechazó. Ahora volverá a pedírselo, según su propio entorno hizo saber.

Aún sin una decisión del Presidente, la danza de nombres ya empezó.

Los diputados que pican en punta para cubrir la eventual vacante, pudo averiguar VíaPaís son los macristas Nicolás Massot (Córdoba) y Luciano Laspina (Santa Fe), aunque tampoco se descarta al radical Mario Negri (Córdoba).

Massot pertenece al espacio político que lidera Monzó dentro del PRO y ha hecho saber que tiene tantas ganas de dejar la Cámara de Diputados como su jefe. Por eso en su entorno desalientan esa posibilidad.

Además, el “Colo”, como lo llama Monzó, se encuentra participando activamente de la interna cambiemista en Córdoba y ya tiene una responsabilidad institucional de peso en el ámbito nacional, como presidente del bloque PRO de diputados.

Massot responde directamente a Monzó y ya informó que muy probablemente no integre la lista de Cambiemos Córdoba para renovar su mandato, que al igual que el de su jefe político vence en diciembre.

En tanto, el nombre de Laspina sorprendió porque el santafesino, presidente de la estratégica comisión de Presupuesto y Hacienda, es un diputado de perfil más técnico y con un tamaño político insuficiente para conducir la Cámara.

Y Negri, presidente del interbloque oficialista, está en plena campaña para la elección interna del candidato a gobernador de Cambiemos, y por eso queda descartado.

De todas maneras, la posibilidad de que Negri reemplace a Monzó podría cobrar fuerza si dentro de un mes pierde la interna contra Ramón Mestre, porque en tal caso quedaría habilitado para competir por la reelección como diputado nacional.

En Cambiemos admiten no tienen muchos más candidatos propios para reemplazar a Monzó, un dirigente que en diciembre, al ser reelegido por última vez como presidente del cuerpo, reivindicó “la rosca” como herramienta para sacar leyes y es valorado por toda la oposición por sus cualidades como negociador y líder.

En este contexto, los líderes de los principales bloques opositores, Agustín Rossi (Frente para la Victoria), Pablo Kosiner (PJ) y Graciela Camaño (massismo) hicieron saber que aún no han sido consultados sobre un posible relevo, que necesariamente el oficialismo debe discutirlo con ellos.

Cambiemos igualmente ya está pensando en un candidato que reemplace a Monzó si Macri logra ser reelegido presidente de la Nación. En las huestes oficialistas se menciona al actual viceministro del Interior, Sebastián García de Luca, un dirigente del partido bonaerense de Chivilcoy que también integra el monzoísmo y quien seguramente integrará la lista de Cambiemos en la provincia de Buenos Aires.

También se menciona al ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo, quien también es una de las principales figuras de peronismo dentro del PRO.






Comentarios