El cura villero también se despachó contra la política económica y social de Cambiemos.


José María Di Paola, más conocido como el padre Pepe, volvió a criticar la política económica y social de Cambiemos y cruzó con dureza a quienes cuestionan al Papa Francisco por sus decisiones políticas.

El clérigo que representa a los curas villeros se despachó con dureza al hablar del aumento del costo de vida, la caída del empleo y el aumento del consumo de drogas en la Argentina.

“Creo que el ambiente es bastante crítico y desesperanzador para mucha gente”, expresó el cura en declaraciones radiales, en las que añadió que los barrios humildes están sufriendo sobremanera la crisis económica.

En ese sentido, marcó la preocupación por la suba de precios. “La nos preocupa porque sabemos que la mayoría de la gente que vive en nuestros barrios tiene un ingreso muy limitado”, dijo el cura villero.

Además, señaló que desde hace unos meses hay una reconfiguración de la economía popular, en los barrios, que le pega de lleno a los desocupados. Por ello, expresó que ve con “alarma” cómo la clase media evita dar “changas” porque sencillamente no puede pagarlas.

Por otro lado, se mostró preocupado por la caída del empleo. De acuerdo a datos oficiales, entre abril y enero se perdieron en la Argentina 130.000 puestos de empleo formales privados y otros 70.000 informales.

Di Paola habló mientras la economía camina en una recesión difícil: la industria opera al 56,6% de su capacidad instalada y en Capital y Gran Buenos Aires cerraron 2.536 comercios en enero, es decir, 82 locales por día.

Además, las pymes advirtieron que este escenario podría agravarse en los próximos meses si el consumo no levanta y también por una disposición oficial que sube las tasas de interés que cobra la AFIP por mora.

“Hay un llamado de atención grande pero no se toma conciencia, se hablan de otros temas y no de la realidad”, se quejó el cura villero.

Drogas

Otra crítica fue contra la política de drogas del gobierno nacional. “Cuando me reúno con los delegados de las distintas diócesis vemos que el problema [de la droga] se va acrecentando”, dijo y afirmó que la problemática “es mucho más complicada que como lo plantearon en las promesas electorales”.

Papa Francisco

Un capítulo aparte fue su defensa del Papa Francisco, que por estos días está siendo fuertemente criticado por su negativa a condenar el régimen de Nicolás Maduro en Venezuela.

“Cuando uno se pone analizar la política de Francisco, es lo que dice el Evangelio, no sé qué es lo que quieren que predique”, cuestionó el cura y admitió no haber tenido contacto reciente con el Sumo Pontífice.

“Me da pena cuando leo que veinte presidentes cuestionan al Papa por su no intervención. Él lo que está buscando es no hacer un derramamiento de sangre en Venezuela ni en Nicaragua”, concluyó.






Comentarios