Es en la causa por el presunto beneficio a la empresa de Lázaro Báez en la adjudicación de obras viales.


El pedido de Cristina Kirchner de demorar el inicio del primer juicio oral en su contra por una causa de corrupción fue denegado por el Tribunal Oral Federal 2 (TOF 2) y el 26 de febrero deberá sentarse por primera vez en el banquillo de los acusados.

Seis días atrás, la expresidente había pedido postergar el inicio de esta causa por presunto fraude en la obra pública debido a que faltaba una pericia pedida por ella. Además había pedido que la causa quede radicada en Santa Cruz.

Los jueces Rodrigo Giménez Uriburu, Jorge Gorini y Jorge Tassara le dijeron que no y el juicio oral comenzará según lo previsto.

Kirchner, a través de su abogado Carlos Beraldi, había pedido analizar cinco casos testigos de obras públicas que fueron adjudicadas a Lázaro Báez. Esta pericia a cargo de la Corte todavía no terminó. Sin embargo, el Tribunal concluyó que esa información puede sumarse más adelante y que no es necesario dilatar el inicio del proceso.

Lázaro Báez, detenido desde 2016, es acusado de haber sido beneficiado por la adminsitración kirchnerista en la adjudicación de obras viales. Crédito: Eitan ABRAMOVICH / AFP.

En esta causa se la acusa de haber favorecido a Báez con contratos viales por un monto de 46.000 millones de pesos.

Según la instrucción a cargo del juez Julián Ercolini, el grupo Austral (propiedad de Báez) recibió “sobreprecios del 65% y la mitad de las obras no se terminaron”. En consecuencia, en diez años el patrimonio de Báez aumentó un 12.127% y el de Austral Construcciones en un 45.313%.

Según la defensa de la expresidente, puede rebatir todas las acusasiones en su contra y aseguró que Báez no fue el empresario más favorecido por su adminstración, sino que ocupa la posición 45.






Comentarios