La divisa trepó 18 centavos y cerró a $39,07 para la venta en el mercado minorista.


El dólar terminó este lunes encima de los $39 en el mercado minorista, por primera vez desde fines de diciembre pasado, presionado por una serie de decisiones del Banco Central para ajustar las clavijas de su programa monetario y por el resurgimiento en el plano externo de los temores sobre la disputa comercial entre los Estados Unidos y China.

La divisa norteamericana avanzó 18 centavos respecto al cierre del viernes y finalizó a $37,11 para la compra y a $39,07 para la venta en casas de cambio y bancos, según el promedio oficial que realizó la autoridad monetaria.

En la plaza mayorista, donde operan bancos y grandes empresas, y donde se genera el precio de referencia para el Central, el billete verde culminó con un salto de 6 centavos desde la sesión previa. Quedó a 37,91 pesos en su punta vendedora, casi 30 centavos por debajo del extremo inferior de la banda de no intervención (que mañana se ubicará en 38,182).

Los números en ambas plazas son el resultado de una jornada de mucha volatilidad, que según muchos de los analistas del sector, se produjo por la “sobrereacción” del mercado ante la disposición del Central para limitar el acceso a las Letras de Liquidez (Leliq), que solamente pueden comprar las entidades financieras, para evitar movimientos especulativos.

“La sobrereacción del mercado que en el primer tramo del día le hizo tocar máximos en $38,60 se fue diluyendo durante el transcurso de la rueda y la oferta volvió a prevalecer para acomodar los precios apenas arriba del final previo”, describió al respecto el operador de cambio Gustavo Quintana.

La autoridad monetaria que preside Guido Sandleris continuó este lunes con el proceso para habilitar una baja en la tasa de interés de las Leliq, que representan la referencia para el resto del sistema.

El BCRA convalidó este lunes una reducción de 1,08 puntos porcentuales en esos rendimientos, que en promedio terminaron en 45.155%. El Central adjudicó $190,000 millones a 7 días, con lo que generó una absorción de liquidez de $10,000 millones.






Comentarios