El calor no dará tregua en los próximos años: los expertos señalan que la tendencia no se revierte.


En Argentina, este verano el calor no da tregua. En el mundo tampoco. En Rusia, por ejemplo, hay una invasión de osos polares que escapan del derretimiento de su hábitad en un invierno más cálido que lo normal.

El 2018 fue el cuarto año más caluroso del que se tenga registro, pero meteorólogos británicos pronostican que los próximos cinco lo serán mucho más, incluso a niveles históricos.

Los animales del ártico no encuentran comida ni refugio en su hábitat por el derretimiento que produce el calentamiento global. (AFP)

Dos agencias de Estados Unidos, la Oficina de Meteorología de Gran Bretaña y la Organización Meteorológica Mundial analizaron las temperaturas globales de forma ligeramente distinta, pero el miércoles anunciaron la misma conclusión: 2018 fue el cuarto año más caluroso después de 2016, 2015 y 2017. La leve baja de la temperatura respecto a los cuatro años anteriores es anecdótica y depende de fenómenos meteorológicos puntuales. La tendencia general es creciente. 

Por esa razón, los próximos cinco años serán cada vez más calurosos. El pronóstico coincide con lo sabido por los investigadores sobre el calentamiento y la variabilidad natura.

Patagonia chilena: el cambio climático ha llegado para quedarse: los pingüinos van en descenso y los glaciares retroceden (EFE).

La Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica agregó que 2018 tuvo una temperatura promedio de 14,69 grados Celsius, y eso es 0,79 grados más caliente que el promedio en el siglo XX. Gran parte de Europa tuvo sus años más calurosos en la historia, cuyos registros se remontan a 1880.

“No importa que los cambios sean pequeños de un año al otro. La tendencia es inexorablemente hacia arriba y continuará así”, afirmó en un correo electrónico Stefan Rahmstorf, climatólogo del Instituto Potsdam. “Quienes niegan este hecho (el calentamiento global) no aceptan la física”.

¿Cómo saben el futuro los climatólogos? Mediante simulaciones computarizadas, la oficina meteorológica británica pronosticó que los próximos cinco años las temperaturas promedio alcanzarán entre 14,73 y 15,27 grados Celsius (entre 58,51 y 59,49 F), es decir rebasarán las de los cuatro años anteriores.

La información es ratificada por los aportes de científicos externos, que confirman las predicciones. Según explica La Nación, la tendencia evidente a largo plazo del calentamiento constante facilita predecir con mayor precisión el aumento de las temperaturas en un futuro más inmediato, dijo el científico climático en jefe de la NASA, Gavin Schmidt.






Comentarios