Más tarde o más temprano, la Tierra podría dejar de ser un planeta óptimo para la vida, pero la ciencia tiene un plan B. 


Los planes de evacuar la Tierra y planificar una nueva humanidad en otro planeta parecen sin lugar a dudas de ciencia ficción. Sin embargo, algunos científicos ya tienen el ojo puesto en planetas cercanos a los que se podría trasladar la vida humana si algo fallara.

El impacto de un asteroide, alguna hecatombe climática o la propia evolución del Sol y la ebullición de nuestros océanos pueden amenazar a la humanidad más tarde o más temprano. “Por eso, moverse hacia el espacio es lo más recomendable para prolongar la existencia de la humanidad”, advirtió a la revista Viva el físico Avi Loeb desde la Universidad de Harvard.

Próxima Centauri B (DPA)

No es la primera vez que Loeb hace declaraciones sorprendentes para el resto del mundo. Hace meses, afirmó que un asteroide detectado en 2017 podría ser, en realidad, los restos de una nave de fabricación alienígena. También fue amigo del popular astrofísico Stephen Hawking, quien antes de morir sugirió lo mismo: encontrar, cuanto antes, un nuevo hogar espacial.

¿Cuál podría ser el próximo planeta para que habite la humanidad? Por ahora, Próxima Centauri B, un planeta pequeño que orbita la estrella más cercana al sol, es el primer candidato. Queda a 4.25 años luz de la Tierra, y eso, aunque parezca lejos, es relativamente cerca hablando de cuerpos celestes.

Próxima Centauri B tiene un hemisferio siempre iluminado, sometido a altas temperaturas mientras que el hemisferio oscuro es extremadamente frío. Sin embargo, aunque Loeb se muestre optimista, otros astrónomos señalan que hacer llegar a un humano con vida hasta ese planeta sería extremadamente difícil. 

Próxima Centauri B (DPA)

“Optimizando una sonda pequeña (de pocos kilos) y con la propulsión que tenemos actualmente, no creo que pudiéramos llegar hasta allí en menos de 10 mil años. De todas maneras, hay proyectos en fases preliminares para construir velas solares impulsadas por láseres desde la Tierra, que serían capaces de lanzar mini instrumentos a una gran velocidad: arribarían en menos de 100 años”  explica Guillem Anglada Escudé, de la Universidad Queen Mary, de Londres, uno de los descubridores de Próxima Centauri B. 

Para Loeb, llegar allí con los cohetes que tenemos en la actualidad demoraría 50.000 años, pero cuando llegue el momento de intentarlo o ver perecer a la humanidad, valdrá la pena. ¿Alguien logrará llegar?






Comentarios