La tripulación del buque Geo Ocean III logró completar su tarea con éxito operando un vehículo submarino a distancia.


“La operación se está produciendo”, adelantó este miércoles James Hotson, vocero de la Agencia Británica de Investigación de Accidentes Aéreos (AAIB), que depende dl Gobierno de Reino Unido. Y así fue, después de dos intentos fallidos el cuerpo hallado en el avión que trasladaba al futbolista del Nantes, Emiliano Sala, pudo ser reflotado mediante un vehículo submarino controlado a distancia desde el buque.

“Siguiendo extensas tomas visuales en el sitio del accidente y usando un vehículo remotamente operado (ROV) se decidió intentar operaciones de recuperación. En desafiantes condiciones, la AAIB y sus especialistas contratados recuperaron en forma exitosa el cuerpo que previamente había sido visibilizado entre los restos del avión”, dijo la agencia estatal en un comunicado de prensa cerca de la medianoche en Gran Bretaña. Ahora el cuerpo fue llevado a Portland para que pase al cuidado del “coroner” o forense de Dorset. Allí se le está realizando la autopsia, que brindará más datos a la investigación y determinará la identidad del cadáver. 

“La operación se llevó a cabo de la manera más digna posible y se mantuvo a las familias informadas del progreso”, remarcó el comunicado. Se estima que durante la mañana del jueves las autoridades se comunicarán con los familiares de Sala y los del piloto británico David Ibbotson, quien conducía el malogrado Piper Malibu para informarles los resultados.

Según explicó Hotson, esta operación está siendo financiada por el Gobierno de Gran Bretaña.

El operativo de rescate

El rescate del cuerpo se hizo con un vehículo remotamente operado (ROV). “Los robots son controlados por la tripulación. Los controla una división con un equipamiento especial diseñado para estas operaciones”, explicó Hotson.

El vocero de la AAIB reveló también que existen solo tres momentos en el día en el que se puede bajar hasta las profundidades en donde se encuentra el Piper Malibu y que hay una ventana de poco más de una hora para trabajar.

Los dos cojines y demás restos hallados en una playa de Francia resultaron fundamentales para detectar el sitio preciso donde se hallaba la aeronave, a unos 25 kilómetros de su última aparición por radar y a más de 75 kilómetros del hallazgo en la arena de de la ciudad de Surtainville, entre el camping Les Mielles y el de Bel Sito. Los datos que arrojó el entrecruzamiento de su análisis con las diferentes coordenadas permitieron restringir el campo de rastrillaje y determinaron una zona limitada. Una semana más tarde, el buque privado “Morver” –que contrató la familia del futbolista– zarpó rumbo al lugar y tardó nada más que dos horas en localizar los restos metálicos. Luego, las tareas quedaron en manos del buque Geo Ocean III.

“Aunque no fue posible recuperar la aeronave, se espera que el extenso registro de video capturado por el ROV proporcione evidencia valiosa para nuestra investigación de seguridad”, explicó el comunicado de la AAIB.

Lo que no se pudo sacar a flote hasta el momento fue el avión, que está a 63 metros de profundidad. Las pésimas condiciones climáticas que habrá en los próximos cuatro días obligaron a suspender en forma temporaria la búsqueda. Sin embargo, el Gobierno Británico no se muestra dispuesto a financiar este reflote, por lo que si la familia quiere hacerlo deberá ver si lo costea con el dinero de los seguros.






Comentarios