El actor recordó cómo vivió la condena que tuvo Ricardo por integrar una banda que elaboraba efedrina.


Mariano Martínez se sentó en el “sillón de la resiliencia” de Incorrectas (América) y fue entrevistado por Moria Casán, allí evocó uno de los momentos más duros que le tocó vivir: el día que su padre fue preso.

Ricardo Martínez fue acusado de integrar una banda que elaboraba efedrina en 2012 y tuvo que cumplir una condena a cuatro años de prisión. En su momento, el actor perdió el trabajo y se mostró muy avergonzado y enojado con su padre, pero después de que salió de la cárcel recompusieron el vínculo.

“Cuando fue el tema de tu viejo, que te bajaron de una novela, ¿se te movió la estantería y pensaste que podía afectar demasiado tu carrera, marcar un antes y un después?”, le preguntó Carolina Papaleo a Mariano .

“Mi carrera es un tema que me mueve, por eso me agito un poco, pero lo tengo superadísimo -respondió el actor, con la voz entrecortada-. Mi carrera es muy importante porque la peleé de toda la vida. Trabajé mucho, pero al mismo tiempo la relación con mi papá es lo más importante”.

El actor intentó continuar con su relato pero no pudo, la emoción lo superó y pidió “un minuto para tomar un poco de agua”.

Mariano se mostró enojado por su emoción y, apenas pudo, siguió hablando sobre la detención de su padre: “No me lo imaginaba, no me lo esperaba. Eso fue lo más difícil, más que la carrera, era la vida”.

En este marco, contó cómo cambió su vínculo con Ricardo después de este hecho. “Estuvimos distanciados por otras cosas de la vida y justo coincidió que fue en el mismo momento. Fui una sola vez a visitarlo a la cárcel y lo ayudé con lo que pude, con abogados y esas cosas, pero en un momento estuve enojado con él”, reconoció el actor.

“¿Se lo pudiste decir?”, preguntó Moria. Totalmente quebrado Mariano solo pudo asentir con la cabeza. “¿Y él qué te dijo? ¿Te pidió perdón?”, insistió la conductora. “Sí”, respondió Mariano al tiempo que pedía “carilinas o un rollo de papel higiénico” para secarse las lágrimas.

“Es tu papá, en la cárcel y un hecho que te excede”, intentó alentarlo Casán. “Estoy muy bien con mi papá, con lo que pasó. Pasamos fin de año con la familia”, aseguró el actor, dejando en claro que el enojo quedó en el pasado.






Comentarios