Peña admitio que a Cambiemos le “duele la realidad”



Además, el jefe de Gabinete dijo que "si el país hubiera tenido otra realidad, probablemente no estaríamos gobernando".

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, aseguró hoy que en Cambiemos “vemos la realidad y por supuesto que nos duele” y señaló que “por eso nos metimos a gobernar” pero advirtió que hay una “transición” para “cambiar la dinámica, y lo estamos haciendo”.

Si el país hubiera tenido otra realidad, probablemente no estaríamos gobernando”, sostuvo Peña en una publicación que hizo en su cuenta de Facebook, donde marcó que hay argentinos que “tienen dolor y bronca por las mentiras y las situaciones que no les resolvieron durante mucho tiempo de promesas” y “eso también es parte de la realidad”.

Peña insistió en que “por supuesto que la vemos la realidad y por supuesto que nos duele. Por eso nos metimos a gobernar”.

Si el país hubiera tenido otra realidad, probablemente no estaríamos gobernando”, añadió en respuesta a quienes le atribuyen al Gobierno una visión alejada de la percepción del día a día que tiene parte de la ciudadanía.

El jefe de Gabinete, que informó el miércoles último a la Cámara de Diputados sobre la gestión de Gobierno, en el escrito de este sábado admitió que “en la calle se escucha ese dolor, esa bronca y la sensación de promesas nunca cumplidas”.

Peña manifestó que “podemos mirar con nostalgia el país que fuimos hace cuarenta, cincuenta o sesenta años; cada uno hará el recorte que quiera pero está claro que el balance es que estructuralmente como país no hemos logrado desarrollar la igualdad de oportunidades y el ascenso social que tantas veces se prometió”.

En tanto, destacó que “por nuestra parte, nos vamos a hacer cargo de estos quince meses, trabajando todos los días para mejorar”.

Al respecto, afirmó que es sabido que “desde hace seis meses se está generando empleo en la Argentina” y “que hay situaciones puntuales, como la de la industria automotriz u otras, sobre las que estamos trabajando para resolverlas y mejorarlas, a través del diálogo”.

“Esa no es una estrategia electoral. Todos nos jugamos la vida esto; no solo la nuestra, sino también la de todos nuestros hijos. No debemos perder el eje de la discusión”, puntualizó.

Peña reconoció que “por supuesto que estamos en una situación difícil, de transición, que en muchos casos llevará mucho tiempo porque hay cuestiones a resolver, pero tenemos que cambiar la dinámica, y lo estamos haciendo” con la convicción de que “la Argentina va a estar mejor”.

Además, sostuvo que esa afirmación “no es un tema de esperanza o de discurso político, sino que se reafirma en un montón de hechos concretos. Tenemos los ojos y los oídos muy abiertos pero, sobre todo, tenemos muy abierto el corazón, porque para eso nos metimos: para cambiar todo aquello que no se pudo cambiar antes”.

Por último, reiteró que el cambio “no lo podremos hacer solos como Gobierno, necesitamos hacerlo entre todos los argentinos. La Argentina tiene que cambiar mucho más profundamente y no hay atajo”.