"Esta vez es definitiva, la decisión la tomé yo", aseguró Rocío aunque su mamá no está de acuerdo con la decisión.


Hace unos días se confirmó la separación de Diego Maradona y Rocío Oliva, y se desató una batalla entre ambos que seguramente terminará con abogados y litigio de por medio.

“Esta vez es definitiva, la decisión la tomé yo”, aseguró ella a la revista GENTE. Sin embargo, según dijeron en el programa Confrontados, Mónica, la mamá de Rocío, no está de acuerdo con su hija y no ve con buenos ojos la ruptura.

Ella sería la única que mantiene diálogo con Maradona y quiere que vuelvan a estar juntos.

La razón sería que Mónica teme quedarse sin la casa en la que vive. Ella y otros miembros de la familia Oliva ocupan una vivienda en Bella Vista que, según dijo el jueves Maradona, está a nombre de él. Por eso, de concretarse la separación (y todo indica que así será), la familia Oliva deberá abandonar la casa cuando llegue el momento.






Comentarios