Julen, de dos años, cayó en un pozo de más de 100 metros de profundidad la semana pasada.


Seis días después de haber caído en un pozo de unos 100 metros de profundidad en la localidad malagueña de Totalán, España, se inicia hoy la perforación de un túnel paralelo que permita acceder al niño Julen, de dos años, y lograr rescatar así al menor.

Continúan los trabajos para rescatar a Julen, el niño de dos años que cayó el pasado domingo en un estrecho y profundo pozo en Totalán (Málaga). ( EFE )

Ángel García Vidal, delegado del Colegio de Ingenieros de Caminos en Málaga aseguró en una conferencia de prensa que “estamos esperanzados de que las condiciones sean un poco más favorables a lo que han sido ahora”, y estimó que “antes de ver lo que nos vamos a encontrar, podemos hablar de aproximadamente 20 horas” de trabajos de perforación.

Los técnicos esperaban poder comenzar con la excavación en la víspera, pero cuando realizaban los movimientos de tierra previos se encontraron con un macizo rocoso “extremadamente duro” que complicó el proceso y obligó a utilizar otras máquinas para romper la roca. De esta forma, el operativo se retrasó más de lo previsto.

Los rescatistas confían en poder llegar hasta Julen durante el fin de semana, aunque no descartan volver a encontrar una masa rocosa que vuelva a retrasar el rescate.

La lluvia que cayó durante la madrugada y la mañana del sábado no impidieron que continuaran los trabajos de movimientos de tierras de la plataforma donde se situará la perforadora.

La plataforma finalmente está a unos 25 metros de profundidad, por lo que la perforadora deberá penetrar en el terreno al menos 55 metros, hasta llegar a los 80 metros desde donde partirá el túnel horizontal que se excavará de forma manual para intentar alcanzar el lugar donde se cree que está el niño.

En caso de que no encuentren a Julen se evaluará realizar el segundo túnel, aunque “tiene un riesgo añadido”, dijo el ingeniero García Vidal.






Comentarios