Fue sometida a una cirugía de reconstrucción facial y hoy se negó a declarar ante el juez federal Daniel Rafecas.


La militante anarquista que resultó herida en noviembre pasado, al explotarle una bomba casera que planeaba detonar en el cementerio de la Recoleta, seguirá detenida tras negarse a declarar hoy ante el juez federal Daniel Rafecas.

Se trata de Anahí Esperanza Salcedo, imputada en la causa que investiga a la organización que integraba por dos hechos: uno en la tumba de Ramón Falcón en ese cementerio porteño y el otro en la casa del juez federal Claudio Bonadio el 16 de noviembre último, informaron a Télam fuentes judiciales.

Fuerzas especiales de la Policía argentina inspeccionan el cementerio de Recoleta tras la detonación de un explosivo. Crédito: Telam/dpa.

A casi dos meses de los hechos, es la primera vez que la mujer de 32 años fue llevada a declarar. En este tiempo fue sometida a una cirugía para reconstruir su rostro, que incluyó una traqueotomía, y pasó varias semanas en coma farmacológico. Según sus abogados, todavía no está en condiciones de ser trasladada a un penal ni de declarar y por eso pasa sus días custodiada en el Hospital Fernández por efectivos de la Policía Federal.

“Entiende todo pero le cuesta hablar [por la cirugía de reconstrucción]. La abogada de la Gremial de Abogados la fue a ver en dos oportunidades al Fernández. Ella escucha lo que le dicen y asiente con la cabeza“, afirmó a Clarín su abogado, Eduardo Soares, quien además fue  compañero de militancia de Carmen Salcedo, su tía, en la década del 70.

“Hasta hace una semana hacía preguntas insólitas o se confundía a las policías que la custodian con sus hermanas“, contó por su parte Carmen Salcedo, quien admitió que está enojada con ella “porque es una estupidez lo que hizo. Pero ella quedó huérfana a los 6 años y yo hago de mamá. Me ocupo de los abogados y los trámites porque tiene que hacer rehabilitación y kinesiología. Era monotributista así que tiene obra social”.

Pese a que el Cuerpo Médico Forense determinó que estaba en condiciones de prestar declaración indagatoria, Salcedo se negó a hablar y Rafecas dispuso que siga detenida.






Comentarios