"Este verano, topless", proponía la vanguardista iniciativa de la One en Mar del Plata. Hoy, faltan espacios que permitan esta práctica en la playa. 


Hace más de dos décadas que Moria Casán soñó con un espacio “libre para todo el mundo”. Fue así que junto con su marido de ese entonces, Luis Vadalá, inauguraron Playa Franka. Este balneario fue el primer espacio en la Costa Atlántica para hacer topless y se caracterizó por un evento vanguardista: el corte de corpiño.

“No significó corte de corpiño, sino que con la playa comienza el corte de prejuicios con respecto a tu propia aceptación, mi consigna era ‘libertad, inclusión, igualdad de género’ y así lo captaron. Si me acepto me quiero”, explicó la One en diálogo con Teleshow.

El balneario abrió sus puertas el 10 de enero de 1994. Estaba ubicado en Playa Dorada, una localidad del partido de Mar Chiquita. Moria llevaba cuatro años haciendo temporada en La Feliz con el éxito de Brujas, pero ese año decidió apostar por algo más grande: tener su propia playa.

“Este verano, topless”, decía un cartel clavado en la arena de este balneario vanguardista.

“Este verano, topless”, decía un cartel clavado en la arena de este balneario vanguardista.

La idea generó polémica ya que las argentinas no estaban acostumbradas a mostrarse sin corpiño. Y surgió ante la falta de un espacio que permitiera este tipo de práctica. “La idea surge porque hago nudismo y acá no tenía ningún lugar para hacer nudismo o en todo caso tomar sol en topless, pensé, ¿por qué no puedo tener un lugar acá? Me propusieron una playa y yo al principio propuse un deck, una terraza especial para la gente del medio, que fuera como un VIP, para tomar sol desnudas o en topless para no tener marcas en la piel”, contó Casán.

La “lengua karateka” del espectáculo recuerda: “Al empezar a construir, yo estaba, se bajó cualquier cantidad de mujeres, estaba por empezar el verano y cuando bajaron, se sacaron sus corpiños y remeras y se metieron en el agua. Ellas mismas me marcaron que el lugar tenía que ser toda la playa. Yo mandé mi decreto y la gente lo tomó con total libertad”.

La morocha contó que la gente la aclamaba y le agradecía por la libertad. Hasta la llamaron de la BBC de Londres para hacerle una entrevista.

Sobre la inauguración del espacio, contó: “Fue todo un escándalo. Después de tantos años, ¡chicas en topless! Hizo un desfile Vidal Rivas, echó flores en el agua con modelos en transparencias. Fue un antes y un después en Mar del Plata, me felicitó toda la comuna porque era la mujer que más prensa le había dado a la ciudad. Es un lugar que me dio todo, Brujas, las mejores revistas y siempre lo mejor, lo amo y me parece único en el mundo, que tenga 200 espectáculos una ciudad de 90 días es lo más”.

Tal era la prensa que tenía el lugar, que las famosas querían estar en el famoso corte de corpiño que se realizó durante las diez temporadas que Playa Franka estuvo abierto a los turistas. Yanina Zilly, Flavia Miller y Mariana de Melo fueron algunas de las celebrities que participaron del evento.

Hoy Playa Franka ya no existe como tal y son casi nulos los espacios en los que las mujeres pueden hacer topless. De hecho, el año pasado se desató un escándalo después de que seis patrulleros llegaron a una playa de Necochea e increparon a un grupo de jóvenes que tomaban sol sin la parte de arriba de la bikini. “No es nudismo, tengo tantas tetas como muchos otros que están acá. Estoy tomando sol en un lugar público”, le dijo una de las chicas a la policía que las amenazó con llevarlas presas, mientras que el denunciante le gritaba: “La ley es la ley, vos no podés estar exhibiéndote”.

Este hecho desencadenó una manifestación histórica, conocida como el “Tetazo”, que tuvo lugar en el Obelisco. Cientos de mujeres se presentaron en el lugar bajo diversas consignas, al grito de “Atención, atención, basta ya de represión” se quitaron las remeras y mostraron sus pechos argumentando: “Las tetas no son genitales. Es parte de nuestra naturaleza. No tenemos por qué ocultarlas”.

Con esta propuesta, se buscó un cambio en la percepción del cuerpo femenino, pero se sabe que no se va a dar de un día para el otro. “Es difícil, pero claro, para eso estamos acá. Si no, no hubiésemos venido”, explica una de las manifestantes.

Playa Franka, el tetazo y la falta de espacios para hacer topless en la Argentina

Playa Franka, el tetazo y la falta de espacios para hacer topless en la Argentina

¿Topless con glamour o sin glamor?

La playa de Moria Casán comenzó con esta propuesta vanguardista en 1994, y pese a que generó polémica, nadie la denunció a la policía. Los medios de comunicación cubrían los eventos, los cortes de corpiño salían en las tapas de revistas y nadie cuestionaba a las protagonistas. Sin embargo, una mujer hoy no puede quitarse la parte de arriba de una bikini sin desatar un escándalo en las playas locales. 

Sobre la posibilidad de reabrir el espacio para las nuevas generaciones. Moria reconoce: “No me gusta repetir las cosas que hice, es como los hijos. No quieren venir al mundo pero vos los mandás. Playa Franka creció y dio el golpe, lo tomo como una obra teatral, lo hago y lo tiro al mundo. Sería repetir un éxito, no me gusta repetir, me gusta crear“.






Comentarios