La Corte Suprema autorizó a la Policía Federal a intervenir teléfonos, bajo la orden de un juez. 


La Corte Suprema de Justicia habilitó a las fuerzas de seguridad a realizar escuchas telefónicas en casos de narcotráfico y secuestros, y habilitó la instalación de locutorios en la sede de la Policía Federal.

En todos los casos, las escuchas deberán hacerse con la orden de juez. Se espera que estas acciones se extiendan a otras fuerzas federales como Gendarmería, Prefectura y la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA).

Hasta ahora, las escuchas se realizaban en la sede de la Dirección de Asistencia Judicial en Delitos Complejos y Crimen Organizado (Dajudeco, ex OJOTA), donde mantienen unas 5.000 líneas telefónicas intervenidas. Debido al aumento de los casos de narcotráficos y de secuestros, las fuerzas de seguridad solicitaron sistemas de intervención en sus propias sedes para actuar con mayor rapidez.

La sede de la Dirección de Asistencia Judicial en Delitos Complejos y Crimen Organizado. (crédito: Pedro Lázaro Fernández).

Por tal motivo,  la Corte habilitó los locutorios en la sede de la PFA y se estima que harán lo mismo con Gendramería, Prefectura y PSA. Según informó Clarín, en el departamento central de la Policía Federal funcionan 11 equipos y los boxes son analizados semanal y presencialmente por la Dajudeco.

Las captaciones telefónicas pasaron a estar a cargo del máximo tribunal desde abril del año pasado por orden del presidente Mauricio Macri; antes, estaba a cargo de la Procuración General de la Nación -donde estaba Alejandra Gils Carbó- y de los servicios de inteligencia.  






Comentarios