La obra demoró tres años y conllevó  una inversión de 1.140 millones de dólares.


El Gobierno reactivó en la localidad cordobesa de Calamuchita la Central Nuclear de Embalse -tras una inversión de 1.140 millones de dólares y tres años de obras- que aportará aproximadamente el 4% del total de la energía que consume el país.

Embalse aportará 5.562,60 gigavatios hora a la matriz energética de Argentina, suponiendo que genera al 100% durante todo el año, aunque se debe tener en cuenta que existen paradas programadas por mantenimiento, explicaron a Los Andes desde la empresa administradora Nucleoeléctrica Argentina.

Embalse.

El reactor de Embalse volvió a operar tras un extenso proceso de renovación que demandó 2.140 millones de dólares y que le permitirá continuar con su aporte a la red eléctrica por unos 30 años más.

“Estamos agregándole 683 megavatios de potencia. La vuelta al servicio de Embalse implica para Córdoba prácticamente toda la energía eléctrica que consume”, celebró ante este diario Julián Gadano, subsecretario de Energía Nuclear de la Nación.

Esta será una de las principales obras que el Gobierno inaugurará en el año electoral. El presidente Mauricio Macri decidió no interrumpir sus vacaciones para asistir, pero podría visitarla el mes que viene, según dijeron a este diario fuentes oficiales.

La apertura de la planta se oficializó a las 14 cuando los técnicos de Nucleoeléctrica Argentina concretaron de manera satisfactoria la puesta a crítico en el reactor, término técnico con el que se hace referencia a la reacción nuclear en cadena controlada, fuente primaria de generación de energía de la planta.

A partir de ahora, se realizarán las correspondientes pruebas a distintos niveles de potencia y se verificará el comportamiento de los sistemas, hasta alcanzar la operación comercial.

Concluidos esos controles, la central iniciará la entrega de energía a la red eléctrica en forma progresiva hasta llegar a brindar una potencia de 683 MWe al Sistema Eléctrico Nacional, un seis por ciento más que su capacidad de generación anterior.

Fue la obra de ingeniería más compleja que tuvo la Argentina en los últimos años. Con trabajo argentino, muchos cordobeses. La Argentina tiene un sector nuclear muy sofisticado, con amplias capacidades”, destacó el funcionario nacional.

Entre las tareas más relevantes del Proyecto de Extensión de Vida de la Central Nuclear Embalse se encuentra el retubado del reactor, el cambio de los generadores de vapor, el aumento de potencia y la actualización de la instalación.

La Central finalizó su primer ciclo operativo el 31 de diciembre de 2015. A lo largo de su trayectoria la comunidad internacional del sector nuclear la reconoció por su excelente performance y siempre se mantuvo entre los diez primeros puestos del ranking mundial de centrales nucleares.

Respecto a los trabajos que se realizaron para renovar las instalaciones de la terminal, Gadano resaltó que los mismos se realizaron dentro del presupuesto inicial de 2.140 millones de dólares: “Es la primera vez que pasa esto en la construcción de una obra pública en la Argentina. Y además se construyó prácticamente en tiempo, con un desvío de ocho meses que para una obra de esta envergadura es un plazo normal”, amplió.

Gadano y el presidente de Nucleoeléctrica Argentina y director del Proyecto Extensión de Vida, Omar Semmoloni, encabezaron la ceremonia para darle vida nuevamente a esa central nuclear, que se convertirá en la tercera del sistema nacional junto con Atucha I y Atucha II.

Semmoloni señaló que “la inversión que se realizó para el desarrollo de la industria nuclear está plenamente justificada. Hemos puesto de manifiesto que con objetivos claros es posible llevar a cabo actividades que nos permitan el desarrollo tecnológico y la innovación”.






Comentarios