No sólo hay que aplicársela en el caso de viajar a Brasil sino que es necesaria para ir a otros países.


Desde febrero del año pasado, por los casos registrados en Brasil, comenzaron a exigirla en varios estados. A partir de entonces, la vacuna contra la fiebre amarilla se convirtió en un requisito no sólo para visitar el país vecino.

Al tratarse de un país endémico -con riesgo de contagio de la enfermedad- y evitar que la enfermedad se propague en la Argentina, se volvió en una exigencia migratoria en algunos casos. Hay que tener en cuenta que Misiones y Corrientes son catalogadas como zonas de alto riesgo.

En el caso de querer visitar o vacacionar en América, es recomendable aplicarse la vacuna si viajás a Aruba, Bahamas, Belice, Bolivia, Colombia, Brasil, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Ecuador, Panamá, Perú y Venezuela.

Mientras que si el destino elegido está ubicado en Asia, es necesaria la aplicación si el destino es Camboya, Bangladesh, India, Laos, Malasia, Myanmar, Nepal, Singapur, Sri Lanka, Tailandia, Vietnam o China (si se permanece más de seis meses).

En estos casos, es necesario llevar el certificado de vacunación contra la fiebre amarilla -dura para toda la vida-, en caso de que lo exiga personal aeroportuario de la Argentina o del país de destino. Según la Secretaría de Salud, la vacuna se debe aplicar con una anticipación mínima de entre 10 a 15 días.

En Buenos Aires, los lugares disponibles para aplicarse la vacuna son el Hospital Posadas, Sanidad de Frontera, Hospital Muñiz y Stamboulian. Para más información al respecto, se puede acceder al sitio de la cartera de Salud.






Comentarios