Además se le trabó un embargo en sus bienes de hasta 100 millones de pesos.


El empresario mendocino Enrique Menotti Pescarmona quedó procesado pero sin prisión preventiva por el fallo de la Sala I de la Cámara Federal que confirmó el procesamiento de la senadora y expresidenta Cristina Fernández en “la causa de los cuadernos” que instruye el juez federal Claudio Bonadio.

La resolución también le trabó un embargo en sus bienes de hasta 100 millones de pesos, un monto superior al que había resuelto Bonadio en la instrucción.

Enrique Pescarmona, fundador de IMPSA.

Además dispuso procesar con prisión preventiva al gerente de Impsa, Francisco Rubén Valenti, al que Bonadio le había dictado falta de mérito.

El mendocino Rubén Valenti.

En el punto 41 de la parte resolutiva, los camaristas decidieron “confirmar parcialmente” el procesamiento de Pescarmano, “modificando la calificación legal” que le había adjudicado Bonadio por una más benévola: cohecho (coima) activo en trece hechos en calidad de autor, según los artículos 55 y 259 del Código Penal.

También dispusieron decretar la falta de mérito del titular de mendocina Impsa (Industria Metalúrgicas Pescarmona) para procesarlo o sobreseerlo por el presunto delito de integrar la supuesta asociación ilícita que habría liderado la expresidente.

De este modo, Pescarmona recibió por el fallo de la Cámara el mismo beneficio que el resto de los demás grandes empresarios investigados en “la causa de los cuadernos” por el supuesto pago de coimas en contratos de obra pública, como el caso de Aldo Benito Roggio. El único que recibió una acusación mayor es el cordobés Gerardo Ferreyra, de Electroingeniería, que fue encontrado integrante de la supuesta asociación ilícita.

En cuanto al embargo por hasta 100 millones de pesos es el mismo monto que le impusieron a otros siete empresarios investigados.

Respecto de Valenti, le revocó la falta de mérito que había dispuesto Bonadio, y decretó su procesamiento sin prisión preventiva por encontrarlo partícipe necesario del presunto cohecho.




Comentarios