El elenco brasileño igualó 1-1 con su par colombiano pero se impuso en la tanda de penales. Definición apasionante. 


Atlético Paranaense se coronó por primera vez en la historia en un certamen internacional, tras aprovechar que Junior de Barranquilla falló un penal en la prórroga y otros dos en la tanda definitoria de la final de la Copa Sudamericana.

Thago Heleno convirtió el gol decisivo en la serie para desatar el festejo de más de 40.000 hinchas en la Arena da Baixada, ubicado en la ciudad brasileña de Curitiba.

REUTERS/Rodolfo Buhrer

Tras el empate 1-1 registrado en el duelo de ida disputado en Barranquilla, la vuelta deparó el mismo resultado pese a que Junior tuvo numerosas oportunidades claras para imponerse en el marcador.

La más evidente llegó en la prórroga, cuando el árbitro chileno Roberto Tobar sancionó un penal por una falta del arquero Santos, quien derribó en el área al mediocampista Yony González.

Pero Jarlan Barrera falló la pena máxima a los 110 minutos: envió la pelota por encima del travesaño y fue sustituido cinco minutos después por Daniel Moreno.

Ya desde los 12 pasos, Luis Narváez, Rafael Pérez y el arquero uruguayo Sebastián Viera convirtieron los tiros del elenco colombiano. Sin embargo, Gabriel Fuentes estrelló su disparo contra la base del palo izquierdo y Teófilo Gutiérrez, quien había anotado el tanto del empate, se convirtió en villano al enviar su derechazo por encima del horizontal.

“Estoy feliz de tener el próximo año ese encuentro que esperamos que tenga un final feliz para nosotros”, aseguró Lucho González respecto a la Recopa Sudamericana que disputarán en 2019 frente a River, su exclub.






Comentarios