La actriz, que denunció a Juan Darthés por violación, recordó qué hizo al salir de la habitación el actor.


En la tarde del martes Thelma Fardín denunció a Juan Darthés por violación. El hecho ocurrió nueve años atrás cuando ambos estaban en Nicaragua, en el marco de una gira teatral de Patito Feo.  

Según contó Thelma en un video, el actor comenzó a besarla en el cuello, ella le dijo que no lo hiciera y continuó. “Me agarró de la mano y me dijo ‘mirá como me ponés’, haciéndome sentir su erección. Yo seguía diciendo que no. Me tiro en la cama, me corrió el shorcirto y me empezó a practicar sexo oral. Yo seguía diciendo que no, me metió los dedos y yo seguía diciendo que no. Le dije ‘tus hijos tienen mi edad’. No le importó. Se subió encima mío y me penetró”, narró la actriz.

Ahora Thelma habló con Página 12 y contó más detalles de aquel día. Según reveló, salió de la pileta y subió a su habitación, el actor subió detrás de ella, pero esto no le resultó raro porque las habitaciones de ambos estaban enfrentadas. Cuando Thelma quiso entrar se dio cuenta de que su tarjeta de ingreso se había desmagnetizado. Allí el actor le ofreció entrar a su habitación para llamar a recepción y pedir una copia. Ella lo hizo y cuando estaba hablando por teléfono Darthés comenzó a besarla. Lo que pasó después lo contó en el video. 

Cuando salió de la habitación del actor Thelma se fue a bañar. “Me meto en mi habitación a bañarme un rato largo. No entendía. Era una nena. Salía completamente de lo que podía manejar“, recordó.

Después, bajó al restaurante del lugar donde se iba a festejar el cumpleaños de una compañera. “Baje a cenar y él me miraba. Yo no soportaba la mirada que me generaba mucha opresión. Enseguida empieza a llamarme por teléfono y me decía ‘Vení a mi habitación’. Yo le decía que no de ninguna manera y cortaba. ‘Me decía por favor, vení’. Y ‘Si no queres venir paseate por el pasillo’, ‘Decime que tenes puesto’. Yo colgué el teléfono a pesar que siempre me despertaba con el teléfono como despertador para asegurarme de no quedarme dormida. Me quede casi despierta toda la noche. Baje al lobby a la mañana y este tipo, que era el único adulto entre los actores, había otra gente pero de técnica, que a veces no estaban en el mismo lugar. Él decía ‘Yo era un pibe más’. Y ese es el problema. No era un pibe más, era un señor. Pero le dice a dos chicos ‘No pude dormir, estuve toda la noche al palo’. Y me mira como con una complicidad que no existía. Estaba con la valija y él se me acerca y me dice: ‘A vos nunca te va a faltar trabajo’. Si yo accedía él me iba a garantizar trabajo y mi trabajo iba a estar supeditado a mis servicios sexuales y no a mi talento”, contó Fardín a Página 12.

La actriz también reveló que esta situación le trajo consecuencias psíquicas y físicas. “A los dos meses me empezó a cosquillear toda la cara y no podía parar de llorar y llorar. Mi mamá me llevo a una guardia porque estaba muy asustada. En la guardia me reconocen y me dicen ‘No, esta chica está muy estresada por todo lo que vivió’. Ellos se referían al éxito y yo estuve como dos meses tirada en el sillón de mi casa viendo películas, me deje, me abandoné, con jogging y remera, no me gustaba mi cuerpo. Yo rendía libre y no iba todos los días al colegio. Pero nos quedamos con ese diagnostico”, recordó.

Sobre los puntos en común de las denuncias anteriores, en las que la frase “Mirá cómo me ponés” se repite, Thelma consideró: “Es un modus operandi. Hasta hace poco tiempo yo pensaba que era responsabilidad mía. Ahora que soy una mujer me doy cuenta que era una criatura. Los adultos deben ser los que deben preservar a las menores”.

Finalmente, Thelma contó que decidió que era tiempo de hablar cuando escuchó el testimonio de Calu Rivero y una amiga de ella desestimó lo que contaba la actriz. Entonces, ella le respondió: “Tuve una experiencia de mierda”. “Hace dos meses le puse palabras. Y es muy desesperante no poder hablar porque él me puede atacar. Pero hay que entender, por sobre todo, que las víctimas tardamos un largo proceso en poder hablar. Y que hace diez años se estaban cortando polleras en la televisión. Ojalá que esa cosificación cambie”, concluyó.






Comentarios