El Gobierno dictará la conciliación obligatoria para levantar el paro de los aeronáuticos

REUTERS/Agustin Marcarian
REUTERS/Agustin Marcarian

Así lo comunicó Guillermo Dietrich, ministro de Transporte de la Nación. "Asumo que jueves y viernes habrá vuelos", ratificó.

Cuando ya parecía un hecho que este jueves y viernes habría un nuevo paro de aeronáuticos, desde el Gobierno Nacional informaron que se dictará la concilicación obligatoria con el fin de solucionar el conflicto salarial.

Esta medida fue confirmada este miércoles por Guillermo Dietrich, ministro de Transporte de la Nación, en diálogo con el periodista Luis Novaresio. "Asumo que jueves y viernes habrá vuelos. La ANAC, que regula el sistema, está solicitando la conciliación obligatoria que la Secretaría de Trabajo otorgará por la mañana", ratificó el funcionario en una entrevista radial para radio La Red.

Guillermo Dietrich, ministro de Transporte de la Nación.
Guillermo Dietrich, ministro de Transporte de la Nación.

Los pilotos nucleados en los sindicatos de APLA (Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas) y UALA (Unión de Aviadores de Líneas Aéreas) anunciaron este martes el cese de actividades en rechazo a una resolución de la ANAC que, según denuncian, "prioriza el trabajo extranjero en el país en detrimento del trabajo argentino de calidad".

"Es falso lo que dicen, se busca confundir. Llevamos tres años de Gobierno y desde diciembre a la fecha hay más pilotos argentinos y más compañías aéreas como Flybondi y Avianca, entre otras", explicó Dietrich respecto a las denuncias de los sindicalistas.

A través de un comunicado, desde la ANAC aclararon que los cambios se dispusieron "pensando principalmente para que los pilotos argentinos que trabajaron en el extranjero y vuelven al país puedan revalidar su licencia en forma más ágil: antes demoraba 40 días y hoy sólo 7".

En tanto, aseguraron que no se trata de una medida para dejar a los argentinos sin trabajo y contratar extranjeros, como denuncian los sindicatos: "Este es un planteo disparatado de los gremios locales, instrumentado como herramienta de presión política y extorsión, con los pasajeros de rehén, como suelen hacerlo cada vez que se reúnen en 'asamblea'".