El objetivo es que obtenga la media sanción este jueves mismo, para que la semana que viene el Senado la convierta en ley.


Cambiemos y el massismo trabajan contrarreloj desde este miércoles a la tarde para resucitar el proyecto de ley antibarras, al que en el Palacio del Congreso todos lo daban por muerto por falta de acuerdos básicos sobre la redacción y el contenido.

Tras la doble suspensión de la final River-Boca de la Copa Libertadores, el presidente Mauricio Macri había pedido especialmente que se debatiera el proyecto en las sesiones extraordinarias, pero su propia tropa en Diputados lo cuestionó duramente y se negaba a votarlo.

Pero este miércoles la presidenta del plenario de comisiones, la radical Gabriela Burgos (Legislación Penal), trabajó durante toda la tarde junto con las massistas Vanesa Massetani y Carla Pitiot, así como con el kirchnerista Daniel Scioli (presidente de la comisión de Deportes) y diputados de otras bancadas en un texto de consenso.

La iniciativa, que endurece las penas contra los barrabravas y convierte en delitos figuras que hoy son meras contravenciones, podría obtener dictamen a partir de las 9 de la mañana de este jueves, cuando se reúnan en plenario las comisiones de Legislación Penal y Deportes.

El objetivo es que obtenga la media sanción este jueves mismo, en la sesión convocada para las 12 del mediodía, para que la semana que viene el Senado la convierta en ley.

Salvataje

Tanto en Cambiemos como en la oposición coincidieron en señalar que sería una pésima señal para la sociedad que el Congreso deje caer el proyecto después del escándalo por el ataque al micro de Boca y justo el mismo día en que la Justicia autorizó al líder histórico de la barra xeneize, Rafael Di Zeo, viajar a España para la final con River.

Pero a la vez se rehusaban a apoyar el proyecto tal cual lo mandó el Gobierno, que igualmente presionó para que no sufriera cambios y fuera aprobado este jueves mismo.

Los diputados finalmente le torcieron el brazo al Ejecutivio y el texto será modificado de manera radical, según pudo saber VíaPaís.

Los diputados del oficialismo y la oposición afirman sin miramientos que el proyecto gubernamental, impulsado con fervor por la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, es malo, incurre en groseras incoherencias, como establecer la misma pena por vender entradas truchas que por homicidio simple, y está plagado de ambigüedades.

Cambiemos, con la diputada Burgos a la cabeza del trabajo, aceptó modificaciones propuestas por el massismo para armonizar penas con el Código Penal, así como un capítulo referido a la prevención de hechos de violencia, propuesto por Scioli.

El enojo del oficialismo “Una cosa es el Gobierno y otra cosa es el Poder Legislativo”, lanzó este miércoles por la anoche en diálogo con periodistas acreditados una diputada del oficialismo, para distinguir la intransigencia de los ministerios de Justicia y de Seguridad de la vocación de diálogo de los diputados de Cambiemos.

En este sentido, en los últimos días radicales y macristas estaban indignados con el Gobierno porque, en su decreto presidencial, Macri definió un temario sin consultar debidamente a sus propios diputados.

Se quejaban, por ejemplo, de que se encaprichó con la ley antibarras y a la vez excluyó a la nueva ley de Alquileres que, señalan, tiene amplio respaldo y estaba lista para ser debatida en el recinto.

El proyecto antibarras no figuraba en la lista de asuntos de la sesión especial de hoy pero fue incorporado a última hora de este miércoles, con la previsión de que eset jueves finalmente sí obtenga un dictamen de mayoría.

En cambio, el otro proyecto de interés para la Casa Rosada que quedó definitivamente afuera de las extraordinarias y cuyo debate se pospondrá para marzo es el que permite que las empresas privadas puedan financiar las campañas electorales, lo que hoy está expresamente prohibido.

En cambio, sí se convirtió este miércoles en ley el aumento en el impuesto a los Bienes Personales y este jueves se debatirán en el recinto la reforma del Código Procesal Penal de la Nación y la rebaja de una contribución impositiva especial de cooperativas y mutuales, entre otros asuntos de menor calibre político.

Lilita insiste

Por otra parte, la líder de la Coalición Cívica insistió en rechazar el nuevo reglamento sobre el uso de armas de fuego por parte de las fuerzas de seguridad frente al delito. “Habiendo de por medio una cuestión que implica la posibilidad de causar la muerte de un delincuente o accidentalmente la de un inocente, no puede ser una simple Resolución Ministerial”, dijo en un posteo en su página de Facebook.






Comentarios