Este Banco Central será muy cauteloso en los próximos meses", dijo el directivo de la entidad.


El presidente del Banco Central de la República Argentina (BCRA), Guido Sandleris, reconoció este miércoles la fragilidad del peso argentino al advertir que “aún reacciona en exceso frente a shocks internos y externos”, mientras que aseguró que en la autoridad monetaria son “plenamente consciente de los riesgos a los que nuestra economía se enfrenta”.

“Este Banco Central será muy cauteloso en los próximos meses. Somos plenamente conscientes de los riesgos a los que nuestra economía se enfrenta. Sólo aumentaremos la base monetaria si las condiciones lo permiten”, adelantó el titular de la autoridad monetaria.

Sandleris realizó esas declaraciones al exponer en el cierre del Council Of Americas, donde también reconoció que “aún hay mucho por hacer” porque “la inflación permanece alta y nuestra moneda todavía reacciona en exceso frente a shocks internos y externos”.

“Los resultados estos dos meses en materia monetaria son alentadores. Es sabido que el efecto en la inflación no es inmediato, pero ya estamos observando una desaceleración en los indicadores de precios de alta frecuencia y en las expectativas de inflación”, evaluó.

Sobre los recientes saltos que registró el dólar en el mercado local, que lo acercaron a la barrera de los 40 pesos, Sandleris indicó: “A pesar de los movimientos recientes en el tipo de cambio, la volatilidad en este mercado se ha reducido fuertemente y el tipo de cambio se ha mantenido dentro de la zona de no intervención”.

El titular del Banco Central también adelantó que en diciembre el Comité de Política Monetaria se reunirá para definir el ritmo de actualización de la tasa con la que se ajustan los extremos que delimitan la zona de no intervención en el mercado cambiario.

“La zona de no intervención fue definida inicialmente entre 34 y 44 pesos por dólar, con una actualización diaria a un ritmo de 3% mensual. El Comité de Política Monetaria determinará durante diciembre la tasa de actualización de esta zona para el primer trimestre del año que viene. Esta tasa de actualización debería ser menor que la actual”, proyectó.

Sandleris se mostró entusiasmado con los resultados del duro plan que puso en marcha apenas llegó al Central, y cuyo objetivo principal es que la base monetaria crezca cero por ciento hasta junio.

“En este nuevo régimen de política monetaria, la tasa de interés es determinada endógenamente en el mercado de dinero. La tasa de interés que el mercado requería al inicio del programa para cumplir el objetivo de base monetaria llegó a 73,50%, pero desde entonces ha bajado sostenidamente hasta el 61,25% de hoy. Cabe destacar que este descenso en la tasa tuvo lugar mientras contrajimos la base monetaria por debajo de nuestro objetivo”, agregó.

Además, aclaró: “Sabemos que la tasa de interés tiende a ser volátil en los regímenes de agregados monetarios. En el futuro, el mercado monetario puede requerir tasas de interés más altas o más bajas para cumplir nuestro objetivo de base monetaria”.






Comentarios